INTERNACIONAL BRITISH POLLING COUNCIL (BPC)

La autocrítica británica, una extraña excepción

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil
Si la autocrítica no suele ser una característica distintiva de los encuestadores, el caso británico es una excepción. En el Reino Unido existe una asociación de encuestadoras que no sólo reconoció el desempeño insatisfactorio de las consultoras de opinión pública durante las elecciones de mayo pasado, sino que además impulsó una investigación independiente para determinar las causas de los pronósticos errados.
El British Polling Council (BPC) se autopresenta como una asociación de organizaciones que publican sondeos, concebida para garantizar criterios de divulgación que proporcionen a los consumidores las bases adecuadas para juzgar la fiabilidad y la validez de los resultados. Inspirado en el análogo National Council for Published Polls de Estados Unidos, el objetivo declarado del BPC es “contribuir a los más altos estándares profesionales en las encuestas y ayudar a la comprensión de políticos, medios de comunicación y público en general sobre cómo se llevan a cabo los sondeos y cómo deben interpretarse sus resultados”.
En los cuatro días previos a los comicios del 8 de mayo pasado, el promedio de los sondeos sobre intención de voto de las ocho encuestadoras británicas consideradas más serias –Opinium, Survation, Ipsos Mori, ICM, ComRes, Populus, YouGov y Panelbase– vaticinó un empate en torno al 34% entre conservadores y laboristas. Ninguna consultora predijo más de un punto de diferencia entre ambos partidos. Sin embargo, el premier conservador David Cameron terminó derrotando a su rival Ed Miliband por 37,8% a 31,2%, un resultado que no sólo le garantizó su reelección sino también la mayoría absoluta en el Parlamento.
“Las encuestas no resultaron tan precisas como hubiéramos querido, y el hecho de que todos los encuestadores hayan subestimado el liderazgo conservador nos sugiere que los métodos utilizados deben ser objeto de una cuidadosa investigación independiente –publicó el BPC al día siguiente de las elecciones–. Indagaremos sobre las posibles causas de este sesgo aparente”.
El especialista elegido para realizar la pesquisa fue el profesor Patrick Sturgis, del Centro Nacional de Métodos de Investigación de la Universidad de Southampton. Entre las posibles causas a investigar, Sturgis señaló el impacto de los cambios de última hora en las preferencias de los votantes, las falencias en los métodos de muestreo, las modalidades de entrevista, ponderación y filtrado y la incidencia de aquellos encuestados que se negaron a responder. El experto británico sugirió además indagar acerca de si algunas encuestadoras alinearon sus resultados con los de otras consultoras para no quedar al margen de la tendencia general, lo que pudo haber retroalimentado los pronósticos errados.

F.F.B.