INTERNACIONAL DORIT SHAVIT, EMBAJADORA DE ISRAEL

“La culpa por las bajas civiles es de ellos”

—¿A qué factores adjudica esta nueva espiral de violencia?
—Los asesinatos de tres jóvenes israelíes en junio fueron el detonante, pero en realidad, Hamas se había preparado durante largo tiempo para escalar el nivel de violencia contra Israel. Por casi diez años se dedicó al contrabando de armas y a la construcción de túneles para infiltrar terroristas. Hamas no reconoce la existencia misma del Estado de Israel y brega por su completa destrucción.

—¿Qué condiciones deben darse para el cese del fuego?
—En 2005, Israel demostró sus deseos de paz al retirarse de la Franja de Gaza dejando su control en manos de la Autoridad Palestina. Lamentablemente, Hamas expulsó a los elementos más moderados de Al-Fatah. El Estado israelí no buscó este conflicto e intentó lograr una calma sustentable a través de la diplomacia. Pero Hamas continuó disparando durante los ceses de fuego. Israel sólo desea dejar de vivir bajo la amenaza del terrorismo. Para que la región alcance la paz, Hamas debe frenar el ataque con misiles y terminar con la construcción de túneles.

—¿Qué responsabilidad tiene Israel en la muerte de civiles?
—Las bajas civiles en Gaza son un resultado directo de la táctica de Hamas de usar a la población palestina como escudos humanos y de resguardar a sus armas y líderes en sitios donde habitan civiles palestinos. Hamas es el culpable de las bajas de civiles en Gaza. Israel hace el mayor esfuerzo para reducir al mínimo el daño a los civiles no involucrados. Como en cada guerra, hay, lamentablemente, bajas civiles. Israel lamenta los daños a civiles no involucrados y el sufrimiento del pueblo palestino.

—La ONU advirtió sobre posibles “crímenes de guerra” de Israel. ¿Existe una autocrítica del Estado israelí?
—El secretario general de la ONU dijo que acepta el derecho de Israel a actuar de acuerdo a la realidad. Como un país democrático, el Ejército y el sistema de Justicia de Israel revisan continuamente las acciones que se llevan a cabo. Además, aunque el ejército israelí opera siempre con altos estándares de moral e integridad, sabemos, cuando es necesario, tomar decisiones contra funcionarios que cometieron delitos. Pero sobre un hecho no hay dudas: cuando Hamas utiliza sitios civiles como bases para sus operaciones militares, ya está cometiendo crímenes de guerra.

—¿Qué opina sobre el comunicado de la Cancillería argentina sobre el conflicto?
—Es moderado y balanceado. Argentina siempre apoya el derecho del Estado de Israel de proteger las vidas de sus ciudadanos. Las relaciones son muy buenas.



Facundo F. Barrio