INTERNACIONAL

La diferencia entre "la carta de la discordia" y las anteriores misivas

El telegrama de Francisco recibido ayer por Presidencia difiere del clásico estilo. El protocolo "personal" a la hora de escribir.

Foto:Cedoc

Que el Papa Francisco haya provocado una ruptura en la forma en que el Vaticano maneja el protocolo fue una sorpresa al comienzo de su pontificado, pero que no asombró a los argentinos que lo habían tratado.

Sin embargo, un telegrama enviado por el Sumo Pontífice a Presidencia, y recibido en las últimas horas, carecía del estilo habitual del ya heterogéneo método de comunicación escrita. Confundió a la Nunciatura y al mismísimo secretario de ceremonial y protocolo de la Santa Sede, Guillermo Karcher.

En la tarde de este jueves, las dudas sobre la autenticidad de la carta enviada por Francisco estallaron, hasta que llegó el turno de la presunta confirmación oficial de Karcher quien aseguraba la carta era falsa y de "mala leche".

Tras esto, Presidencia informaba que a pesar de ser una carta o telegrama falso, ellos lo habían recibido mediante las vías habituales de comunicación con la Nunciatura. Por último, y tras la impresión de todos los diarios argentinos con la noticia de la "falsa" carta del Papa hacia Cristina, Karcher se desdijo y reconfirmó que era verdadera.

¿Qué provocó tantas dudas y que la carta engañara a funcionarios, diplomáticos y eclesiásticos? Su estilo, el cual difería en absoluto de todas las anteriores comunicaciones. Contaba con el membrete de la Nunciatura, pero el estilo de escritura, el uso de mayúsculas, el tuteo, los errores de tipeo, la ausencia de toda firma y otros detalles más, provocaron la duda sobre su autenticidad.


Redacción de Perfil.com