INTERNACIONAL MARY KEMP CLARKE, ARGENTINA

“La división se vivió en el hogar: en mi casa hubo un ‘no’ y tres ‘sí’”

Radicada en Escocia hace años, cree que en el resultado pesó un factor generacional. Los más jóvenes apoyaron la independencia.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Desde Londres
Los argentinos en Escocia quedaron muy divididos por el referéndum independentista en Escocia, que ganó el “no” por el 55%. Desde Edimburgo, Mary Kemp Clarke cuenta a PERFIL por qué votó por la independencia, y cuán divididas están las familias escocesas. “Me crié en la Argentina hasta los 20 años, pero hace muchos años que vivo acá. Mi mamá sigue en Buenos Aires y tengo tíos y primos en la Argentina. Soy mitad y mitad”, cuenta Mary, que trabaja como directora de curso para la Asociación de Guías de Turismo de Escocia.
—¿Cómo se ha vivido el referéndum en Escocia?
—Fue un día de muchos nervios. Hubo colas tratando de votar, algo que nunca habíamos visto antes.
—¿Por qué votaste por el ‘sí’?
—Para definir una identidad escocesa, a base de nuestra cultura, de nuestra historia, de lo que es la personalidad escocesa. No fue un voto contra los ingleses. Mi marido es inglés (risas). Es asumir nuestra cultura, pero con democracia. Cosa que no ha ocurrido acá en años. Votamos, votamos, votamos, pero siempre no tenemos lo que la mayoría quiere, sino lo que eligen otros, en Inglaterra, Gales o Irlanda del Norte, nos meten lo que quieren. No es representativo del gobierno que hemos tenido desde hace mucho”.
—¿Qué pasará ahora?
—Se votó por las dos opciones en cada casa. En la mía hubo un ‘no’ y tres ‘sí’. El que votó ‘no’ fue por una cuestión generacional, tiene miedo, es mayor, no quiere ver un país que está todavía esforzándose y tratando de descubrirse en 20 años, porque no tiene 20 años. Mi hija, que sí tiene 20 años, votó a favor porque tiene una vida por delante para ver los cambios hasta madurar.
En tanto, las páginas de Facebook de argentinos residentes en Escocia daban cuenta que muchos votaron por el “no”. Raúl Fernández, que trabaja en el sector de restaurantes en Glasgow desde hace más de 15 años, cuando llegó desde su Rosario natal, elogia a los escoceses y afirma que “habrá muchos dolidos porque no se dio la independencia, pero también tiene muchos beneficios seguir en el Reino Unido”.

Ahora el debate es por la monarquía
La causa republicana en el Reino Unido cobró ímpetu tras el referéndum en Escocia, y el principal grupo antimonárquico, Republic, pide que la Corona británica sea abolida. “No puede haber sectores de la Constitución que no podamos debatir, ni temas sagrados. La Monarquía, los lores, y todas las partes de nuestro sistema constitucional merecen ser debatidas”, dijo Graham Smith, director de la entidad. Después de la consulta, el futuro de la monarquía podría volverse ahora el centro del debate. Stephen Haseler, director del Instituto de Políticas Globales de Londres, sugirió que esos debates incluyan el futuro de la Corona. “Es cierto que la mayoría de los británicos quiere que Isabel II siga siendo la jefa de Estado británica, ¿Pero qué pasará cuando ella muera?.” La reina, de 88 años, goza de buena salud y está en el trono desde 1952. Si no abdica, el año próximo se convertirá en la soberana que más tiempo permanece en el trono, superando a su tátara tátara abuela, la reina Victoria.



Leonardo Boix