INTERNACIONAL TIENE SIETE CAUSAS EN TRIBUNALES NORTEAMERICANOS

La extradición a Estados Unidos, el fantasma que aterroriza a Guzmán

El Departamento de Estado había reclamado juzgar al narco días antes que se fugara. Ahora, anunció que volverá a la carga. El antecedente de Escobar y “los extraditables”.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Hace seis meses, el Chapo Guzmán no se escapó sólo de una cárcel de máxima seguridad mexicana. También huyó del largo brazo de la ley norteamericana, que 17 días atrás había reclamado su extradición. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos quería sentarlo ante sus tribunales, en los que aún tiene siete causas abiertas por lavado de dinero, tráfico de estupefacientes, asesinatos y secuestros, entre otros crímenes. “El Chapo sólo le teme a dos cosas: la muerte y la extradición a Estados Unidos”, afirmó a PERFIL Mauricio Suárez, director del portal de noticias Lo Político.
Washington reafirmó ayer que pedirá nuevamente la custodia de Guzmán. “Puedo confirmar que la práctica de Estados Unidos es buscar la extradición cuando las personas acusadas de cargos en EE.UU. son aprehendidos en otro país”, dijo el vocero del Departamento de Justicia, Peter Carr. Una de las primeras agencias en reaccionar tras la detención fue la DEA, que felicitó al gobierno de México y destacó la colaboración para lograr la extradición. “Es un gran día para la justicia y para los objetivos de México y Estados Unidos”, afirmó el organismo en un comunicado.
La disputa legal por la custodia de Guzmán se remonta a 2014, cuando el gobierno de Enrique Peña Nieto desestimó extraditarlo. Por ese entonces, el presidente quiso demostrar la fortaleza del Estado mexicano. Posteriormente, la cinematográfica fuga dejó en ridículo al líder del PRI.
Pese a que omitió ayer referirse al tema, autoridades mexicanas ya habían adelantado el año pasado que, en caso de recapturarlo, esa postura cambiaría. Así lo informó la presidenta de la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional, Adriana González: “Ese proceso está iniciado y continuaría en caso de ser recapturado este delincuente”.
 
Antecedentes. Al igual que Pablo Escobar y “los extraditables” del cartel de Medellín, Guzmán teme acabar en una cárcel norteamericana, donde las condiciones de detención son más estrictas y las posibilidades de fuga más exiguas. “Estar en custodia norteamericana implicaría una larga sentencia en una prisión de máxima seguridad. No conozco la psicología de Guzmán, pero eso es algo de temer”, confió John Bailey, director del Proyecto México de la Universidad de Georgetown.
Tras su detención, Guzmán reza para esquivar una extradición que podría terminar con su carrera delictiva.



Leandro Dario