INTERNACIONAL EL FRENTE NACIONAL

La extrema derecha francesa se financia con préstamos de Rusia

El Parlamento Europeo y la Cámara de Diputados francesa investigarán los 9 millones que giró el First Czech Russian Bank, de Moscú. Los vínculos entre Le Pen y la  Rusia de Putin. 

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Desde París
El Parlamento Europeo y la Cámara de Diputados francesa investigarán el préstamo de 9 millones de euros que el ultraderechista Frente Nacional (FN) recibió del First Czech Russian Bank, de Moscú.

La líder partidaria Marine Le Pen, que acaba de ser proclamada con el 100% de los votos en el último congreso, reconoció que el FN había tenido que “apelar a Rusia, después de haber solicitado inútilmente un crédito ante bancos de Francia, Suiza y Oriente Medio”.

El préstamo fue gestionado en 2013 por Jean-Luc Schaffhauser, uno de los 24 diputados del FN ante el Parlamento de Estrasburgo.

Schaffhauser trabajó durante años como consultor del fabricante de aviones Dassault y afirma tener contactos con medios financieros en Rusia.

Numerosos parlamentarios europeos y franceses se preguntaron a qué juega el FN y denunciaron el acercamiento de la extrema derecha francesa con Rusia, país que constituye “un modelo”, según Marine Le Pen.

El diputado socialista francés Razzy Hammadi pidió el 2 de diciembre una investigación sobre “las condiciones de ese préstamo. El origen exclusivamente ruso de los fondos plantea un problema mayor”, afirmó.

El Código Electoral francés precisa que “ningún candidato puede recibir directa o indirectamente […] contribuciones o ayudas materiales de un estado extranjero o de una persona moral (empresa) extranjera”.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schultz, por su parte pidió investigar el carácter de la intervención de Schaffhauser, que cobró 100 mil euros de honorarios en su condición de consultor. Desde hace años, Marine Le Pen no oculta su simpatía por la Rusia del presidente Vladimir Putin. En una reciente entrevista a la cadena de noticias Euronews reafirmó su admiración por el líder del Kremlin y por un gobierno que había “disciplinado a los apparatchiks y desarrollado una política de patriotismo económico”.

La líder del FN viajó varias veces a Rusia en los últimos años. Su última visita fue a principios de abril, cuando Serguei Naryshkin, presidente de la Duma (cámara baja del Parlamento), destacó las “coincidencias” existentes entre Le Pen y el gobierno ruso sobre las formas de “resolver la crisis en Ucrania”. La dirigente francesa, a su vez, definió la situación en Ucrania como una “guerra fría declarada contra Rusia”.

Marine Le Pen terminó su visita con una gira de 15 días por el interior de Rusia y Crimea –recientemente anexada por Moscú–, para concluir con una reunión con el vice primer ministro Dimitri Rogozin, otro personaje del círculo de viejos amigos de Putin.



Christian Riavale