INTERNACIONAL

La final con la ausencia de la tercer "chica superpoderosa"

Una foto histórica que no fue, por la ausencia de Cristina Kirchner. 

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Son las “chicas superpoderosas” de la política mundial y sus respectivos países están unidos por una causa: la final de la Copa Mundial de Fútbol en Brasil, el próximo domingo. Pero la foto no podrá ser. Angela Merkel, canciller alemana, Dilma Rousseff, presidenta brasileña, y Cristina de Kirchner no podrán reunirse el domingo a la tarde, cuando la selección argentina enfrente a la alemana en tierras cariocas.

Cristina no viajará a Brasil debido al reposo por una dolencia de garganta, según ella misma dijo en una carta a su par brasileña, aunque sí viajará a Brasil para asistir a la cumbre de las potencias emergentes BRICS en Brasilia. En esta carta, Cristina le explica a su colega: “Querida Compañera Dilma (...) Estoy atravesando desde hace más de una semana una faringolaringitis aguda severa, que me ha imposibilitado realizar en forma normal tareas de gobierno, y hoy me encuentro saliendo de la convalecencia de la misma”.

Además, Cristina de Kirchner le cuenta a Rousseff que el lunes “cumple su primer añito” su nieto Néstor Iván, que vive en Río Gallegos: “Te imaginarás, como abuela que también sos, los deseos que tengo de compartir con mi familia este hecho”. Por su enfermedad y sus compromisos familiares. Hay quienes se preguntan si se trata de una estrategia para que su imagen no quede “involucrada” en una posible derrota o, tal vez peor, para que su presencia no fuera considerada “mufa” si llegara a darse la victoria alemana.

Como fuera, la reunión que no pudo ser habría reunido en el estadio Maracaná de Río de Janeiro a tres de las mujeres más poderosas del planeta, según la revista “Forbes”. De hecho, la canciller alemana lidera el ranking anual presentado por esta prestigiosa revista, mientras que la presidente brasileña, Rousseff, ocupa el cuarto lugar. Ubicada en el puesto 19 de este ranking, Cristina de Kirchner, de quien la revista dijo que “reina sobre un país con los más altos índices de inflación”, y que aún trata de reparar los daños producidos por el default de 2002. Y está funcionando”.

A los 59 años, Merkel lidera por cuarto año consecutivo este ranking. “Primera estrella política de la ex Alemania Oriental desde la reunificación, la canciller Merkel es la columna vertebral y la arquitecta original de la Unión Europea de 28 miembros”, señaló la revista. La publicación destaca el papel desempeñado por Merkel para denunciar el espionaje electrónico de Estados Unidos, del cual fue una de las víctimas, que llevó al presidente Barack Obama “a ampliar la protección de los datos privados a los no-estadounidenses”.

Unos puestos más abajo, Rousseff, la primera mujer que ocupa la presidencia de Brasil, de la que Forbes resaltó también su rol en el caso del espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA). “Rousseff criticó a Estados Unidos durante su discurso inaugural en la Asamblea General de la ONU el pasado otoño por espiar y canceló una visita de Estado tras informaciones de que la Agencia de Seguridad Nacional estaba interceptando sus correos”, indicó la revista.

Aunque criticada por las falencias en la organización del Mundial en su país, Dilma Rousseff habló del “éxito” que supuso este evento antes quienes “decían que todo sería un caos y que solamente habría manifestaciones y violencia”. La mandataria se quejó de que “nunca hubo tal campaña en contra de un Mundial de fútbol”, pero también afirmó que ahora “nadie puede criticar” la organización. En su opinión, el pueblo brasileño demostró que aquellos que apostaron en contra del éxito del Mundial “estaban equivocados”.

A pesar de la ausencia de la presidenta argentina, el partido final de la Copa Mundial FIFA parece ser toda una cumbre de la más alta política mundial, ya que junto a la canciller Merkel estará también el presidente alemán, Joachim Gauck, quien invitó a acompañarles a miembros de todos los partidos políticos alemanes que forman el “Bundestag” (cámara baja) del parlamento, a viajar con él a ver el partido.

La anfitriona, Dilma Rousseff, que se encargará de entregar la Copa al capitán de la selección ganadora, recibirá también al presidente ruso, Vladimir Putin, que también verá el partido en que el equipo de Sabella buscará su tercera copa mundial. Además, está confirmada la presencia en el Maracaná del presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma; del Congo, Joseph Kabila; de Hungría, János Ader; de Haití, Michel Martelly, y jefes de Estado de países como Gabón, Trinidad y Tobago, Guinea Ecuatorial, China y Finlandia.

(*) Especial para Perfil.com.



Darío Silva D´Andrea(*)