INTERNACIONAL TAMBALEA EL GOBIERNO

La Justicia brasileña cierra el cerco y solicita interrogar al presidente Michel Temer

El procurador general Rodrigo Janot pidió que el mandatario declare ante la Corte. La policía detuvo a un ex directivo de Petrobras y a lobbistas del PMDB.

Malas compañias. Temer es correligionario de Cunha. La Justicia investiga si dio su aval para que Batista lo sobornara.
Malas compañias. Temer es correligionario de Cunha. La Justicia investiga si dio su aval para que Batista lo sobornara. Foto:AFP

Poco a poco, la Justicia brasileña cierra el cerco sobre el presidente Michel Temer. El procurador general de la República, Rodrigo Janot, sostuvo que el jefe de Estado “confesó” haber participado de una conversación sobre la corrupción de funcionarios públicos y, por lo tanto, solicitó que lo interrogue el Supremo Tribunal Federal (STF), que lo investiga por corrupción pasiva, asociación ilícita y obstrucción a la Justicia.

Según Janot, el presidente admitió en su conferencia del sábado pasado que habló con Joesley Batista, dueño de JBS, quien le habría confiado que había comprado a jueces y políticos. “Una vez más, el hecho relevante no es negado, siendo, en realidad, confesado, en el sentido de que los interlocutores dialogan sobre la corrupción de funcionarios públicos”, sostuvo el fiscal general.

Además, la policía detuvo ayer a un ex ejecutivo de Petrobras y a lobbistas del PMDB, acusados de cobrar coimas en la adquisición de un pozo petrolero en Benín, África occidental, en una nueva fase de la Operación Lava Jato, que salpicó una vez más al ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha. Los operativos simultáneos en Río de Janeiro, San Pablo y Brasilia, ordenados por el juez federal Sergio Moro, golpearon por elevación al jefe de Estado, quien habría dado su aval para comprar el silencio de Cunha.

“La investigación está centrada en complejas operaciones financieras realizadas a través de la compra, por parte de Petrobras, de los derechos de exploración de petróleo en Benín, con el objetivo de obtener recursos para pagar comisiones indebidas al ex gerente del área de negocios internacionales de Petrobras, Pedro Augusto Cortes Xavier Bastos”, indicó la Policía Federal en un comunicado. Además, otras cinco personas fueron detenidas, acusadas de corrupción, fraude en licitaciones y evasión de divisas en operaciones realizadas a través de cuentas bancarias en Suiza y EE.UU.

Entre 2011 y 2014, habrían embolsado más de 7 millones de dólares. De esa suma, 5,5 millones estaban destinados al ex gerente de Petrobras y a José Augusto Ferreira dos Santos, propietario del banco BVA, que se declaró en quiebra en 2014 y aún no se entregó a las autoridades. Según informó TV Globo, otra de las detenidas fue Fernanda Luz, hija de Jorge Luz, un lobbista apresado en febrero por gestionar 40 millones de dólares en coimas para directivos de Petrobras y miembros del PMDB de Temer.

Los operativos estuvieron enmarcados en una nueva fase del Lava Jato, llamada Pozo Seco, en referencia a los resultados negativos de la inversión de Petrobras en Benín. El fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima explicó que una porción de las coimas tenía como destinatario a Cunha, que purga una pena de 15 años de cárcel por corrupción.

Acorralado. Esos nuevos procedimientos complicaron aún más al débil gobierno de Temer. En diálogo con PERFIL, el senador Cristovam Buarque, del Partido Popular Socialista (PPS), aventuró que el mandatario no resistirá la crisis política e institucional que conmueve a Brasil. “Temer perdió la oportunidad de renunciar y hacer un discurso histórico, con menos retórica y más gestos; de hacer un llamado para el futuro y decir que perdió las condiciones para gobernar, aunque él crea que no hizo nada malo. Es fundamental que el presidente entienda que el país necesita gobernabilidad para implementar reformas”, afirmó.

Mientras la prensa especula quiénes serán sus reemplazantes, Brasil aguarda en vilo el inminente fallo del Tribunal Superior Electoral, que podría destituirlo del cargo.