INTERNACIONAL LLEGARA A SU PICO EN LAS PROXIMAS HORAS


La mayor crecida del Sena en treinta años amenaza a París

Incesantes precipitaciones ya dejaron un muerto y ayer paralizaron a la capital francesa. Cerraron los museos Louvre, Orsay y el Grand Palais.


Foto:AFP

Agencias
El río Sena crecía ayer cada hora unos pocos centímetros más en su paso por París, que observaba con temor y algo de impotencia cómo las aguas se tragaban sus paseos fluviales y amenazaban con penetrar en hogares, empresas y algunos de los monumentos más visitados del mundo.
Un hombre de 74 años murió al caer al agua con su caballo en el río Yerres, otro tramo fluvial en esa región parisina, al suroeste de la capital. El animal pudo volver a la orilla, pero el hombre fue encontrado muerto después.
Los habitantes de la capital francesa esperaron en estado de alerta la mayor crecida del Sena en tres décadas, con el Museo del Louvre cerrado para preservar las obras conservadas en sus depósitos, después de varios días de incesantes lluvias e inundaciones en la región.
En su mayor crecida en los últimos treinta años, el nivel del río llegó ayer a seis metros y podría alcanzar los 6,50 m durante el pico de la crecida, indicó el Ministerio de Medio Ambiente. “Se tratará más bien de un estancamiento que de un máximo, pues este alto nivel permanecerá relativamente estable durante todo el fin de semana antes de iniciar la decrecida”, aseguraron las autoridades en un comunicado.
Más allá de la suspensión de una línea del tren de cercanías y de dos estaciones de subte, de la clausura de las vías de circulación junto al río o del cierre de museos como el Louvre, el Orsay o el Grand Palais –que seguirán sin actividades hasta el martes–, lo cierto es que París continuaba con normalidad su vida cotidiana. La situación despertaba más curiosidad que inquietud entre los numerosos turistas que se agolpaban en los puentes sobre el Sena para presenciar en primera persona un momento histórico.
En París, según informó el Ayuntamiento, no había prevista ninguna evacuación ni se vislumbraban dificultades en el suministro eléctrico o de gas. Ese no era el caso en pequeños municipios al sur de la capital como Villeneuve Saint Georges, donde vive Tania Pereira, quien se resistía ayer a dejar su casa por temor a no poder regresar a ella cuando acabase la jornada. “Para poder salir del portal tuve que saltar sobre el agua, que se había colado, pero no sé si podré volver a hacerlo cuando vuelva, y además con mi hija. En la calle de al lado ya han evacuado a todos los vecinos y los han metido en un gimnasio”, explicó la joven.
La ministra francesa de Medio ambiente, Ségolène Royal, expresó el temor de que tras el descenso de las aguas en la región parisina aparezcan más víctimas. Los meteorólogos anunciaron que las precipitaciones se irían desplazando hacia el noroeste de Francia.

Alemania, también bajo agua
Además de París, las lluvias provocaron 11 muertos en Alemania, dos en Rumania y 16 en toda Europa. El temporal azotó el sur de Alemania y dejó cientos de millones de euros en daños, según cálculos provisionales. La primera ola del temporal en Baden-Württemberg causó pérdidas que alcanzaron los 450 millones de euros.
Los equipos de salvamento encontraron seis cadáveres en Baviera. En tanto, un hombre, internado en la semana en un hospital, falleció ayer. Se había logrado restablecer el suministro eléctrico en las localidades más afectadas –Simbach, Triftern y Tann– prácticamente en su totalidad.
Ayer por la mañana el temporal daba una pequeña tregua, aunque el Servicio Alemán de Meteorología anunciaba fuertes lluvias y tormenta a lo largo del día en toda Baviera. Los pronósticos contemplaron que durante el fin de
semana las tormentas sigan azotando el sur y el oeste del país.
En Rumania, en tanto, las inundaciones también quebraron la normalidad y provocaron dos muertos y más de 200 evacuados.



Redacción de Perfil.com