INTERNACIONAL 393 MUERTOS EN DOS SEMANAS

La ONU criticó a la UE por los naufragios en la isla de Lampedusa

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Desde Lampedusa
Ante la trágica sucesión de naufragios de inmigrantes clandestinos en las puertas de Europa, la ONU reclamó ayer una acción internacional más firme para terminar con esos “vergonzosos” episodios. El secretario general Ban Ki-moon demandó a los países involucrados “medidas que atiendan las causas profundas” de estas tragedias “y que coloquen la vulnerabilidad y los derechos humanos de los inmigrantes en el centro de la respuesta”.
Por su parte, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), António Guterres, solicitó mayor colaboración entre los países para aumentar la vigilancia y la capacidad de rescate en el mar Mediterráneo, e identificar así barcos en dificultades, en particular aquellos que llevan refugiados e inmigrantes.
Guterres expresó su conmoción por el naufragio del viernes cerca de la isla italiana de Lampedusa, que se cobró la vida de 34 inmigrantes, entre ellos una docena de niños. “Es la tercera tragedia de estas características en el Mediterráneo en sólo dos semanas. Es vergonzoso ser testigos de cómo cientos de inmigrantes se ahogan a las puertas de Europa”, declaró el funcionario.
Otros dos barcos, uno con 183 pasajeros y otro con 83, fueron rescatados anteanoche cerca de Lampedusa. En total, 785 personas están ahora refugiadas en la isla, incluyendo los 156 sobrevivientes de otro naufragio ocurrido el 3 de octubre. Ayer, los equipos de rescate recuperaron otros veinte cadáveres de aquel accidente, con lo que el número de víctimas mortales ascendió a 359.
Desde Acnur también consideraron necesario que se procediera al registro e identificación de los sobrevivientes y se facilitara el procedimiento de petición de asilo para aquellos que probablemente necesiten protección internacional. Al respecto, Guterres recordó que entre los pasajeros a bordo había por los menos 400 sirios y palestinos.
El organismo de la ONU sugirió, además, que se aumentara la colaboración entre gobiernos para intercambiar información sobre los movimientos en las aguas del mar Mediterráneo, así como datos sobre las rutas más transitadas y los perfiles y puntos de entrada de los barcos ilegales, para diseñar planes de respuesta conjuntos que contribuyan a reducir los accidentes.



AFP/ANSA