INTERNACIONAL CRISIS EN VENEZUELA

La oposición llamó ‘dictadura’ al gobierno de Maduro tras suspensión del revocatorio

El Consejo Nacional Electoral anuló la recolección de firmas para el referéndum por un supuesto fraude. El antichavismo llamó a “tomar Venezuela de punta a punta” el miércoles.

Protestas. Henrique Capriles, líder del antichavismo, denunció que la Justicia les prohibió a él y otros siete dirigentes salir del país. Tras el bloqueo al referéndum, temen que oficialistas y opositores se enfrenten en las calles y haya un rebrote de violencia.
Protestas. Henrique Capriles, líder del antichavismo, denunció que la Justicia les prohibió a él y otros siete dirigentes salir del país. Tras el bloqueo al referéndum, temen que oficialistas y opositores se enfrenten en las calles y haya un rebrote de violencia. Foto:AFP
Venezuela se asomó ayer nuevamente a un abismo institucional peligroso e inquietante, luego de que la oposición advirtiera que activará una “lucha no violenta” para desalojar del poder al gobierno de Nicolás Maduro, al que catalogó como una “dictadura”. La decisión de las autoridades de suspender el proceso para convocar el referéndum revocatorio del presidente motivó la enérgica respuesta de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), al tiempo que voces internacionales cuestionaron a Caracas. Sin salida política y legal a la crisis, crece el temor de una nueva espiral de violencia en las calles, azuzada por los sectores más radicales del oficialismo y del antichavismo.

Ayer, la oposición llamó a una movilización el próximo miércoles en todo el país en rechazo a la suspensión del proceso del referendo.
“El miércoles (...) va a ser el inicio de una movilización en todo el país, vamos a tomar Venezuela de punta a punta, todo el pueblo movilizado para restituir el hilo consitucional”, aseguró el gobernador Henrique Capriles, uno de los referentes de la (MUD).

El Consejo Nacional Electoral (CNE) había suspendido el jueves por la noche la recolección de cuatro millones de firmas que la oposición debía reunir la próxima semana para que los venezolanos se expresaran acerca de la continuidad o no de Maduro.
El órgano electoral acató la decisión de varios tribunales regionales que anularon el primer paso completado por los opositores, alegando fraudes para obtener la adhesión del 1% del padrón.

“Nosotros no podemos caer ni en la violencia ni en la sumisión, ni en la respuesta violenta, ni podemos aceptar mansamente esto que está ocurriendo. Vamos a un proceso de lucha no violenta, de resistencia pacífica”, dijo el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, quien citó como ejemplos a Mahatma Gandhi y Martin Luther King.
Ramos Allup, en tanto, fue aún más duro, al sostener que en Venezuela “no hay Estado de derecho” y que “es una dictadura producto de un golpe de Estado continuado”.
Pocas horas después del dictamen del CNE, Capriles denunció que un tribunal dictó la prohibición de salida del país contra él y otros siete dirigentes opositores, incluido Torrealba.

Ofensiva. Antes de partir en una gira por Medio Oriente, sin referirse directamente a las sentencias, Maduro señaló que los opositores “hicieron un fraude gigantesco” en la primera recolección de firmas y que “la tramposería salió” a la luz. El vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, había instado el jueves a que se detuviese a los responsables del supuesto fraude, en un adelanto de las medidas de la Justicia contra los líderes opositores.

La tensión creció esta semana, cuando la MUD aseguró que superaría holgadamente el mínimo del 20% de firmas del padrón electoral, dada la impopularidad de Maduro por la grave crisis económica, reflejada en la escasez de alimentos y una inflación que el FMI calcula para este año en 475%. Según la encuestadora Datanálisis, un 76,5% de los venezolanos reprueba la gestión del presidente socialista.

Ante la imposibilidad de convocar al revocatorio antes de fin de año, sería imposible que la oposición desaloje al chavismo del poder. El 10 de enero se cumplen cuatro años del mandato de Maduro, que se extiende hasta 2019. Si el referéndum ocurriera después de esa fecha y perdiera el chavismo, la Constitución prevé que su vicepresidente sea quien lo reemplace.