INTERNACIONAL OPINIÓN

La paradoja capitalista

Frente al cambio de gobierno en los Estados Unidos, es importante detenerse en los recientes mensajes de Barack Obama en su artículo en The Economist titulado “El camino hacia adelante”.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com

Frente al cambio de gobierno en los Estados Unidos, es importante detenerse en los recientes mensajes de Barack Obama en su artículo en The Economist titulado “El camino hacia adelante”. Obama hace girar sus preocupaciones alrededor de cuatro temas estructurales: bajo crecimiento de la productividad, incremento de la desigualdad, generación de empleo y reformas para un crecimiento resiliente.

Obama se pregunta por qué está creciendo el populismo en un país que se benefició como ningún otro de la inmigración, el comercio y la innovación tecnológica. Una parte, según él, tiene relación con miedos no económicos: ciertos sentimientos xenófobos que parecían superados.

Otra parte del fenómeno populista tiene su raíz en preocupaciones sobre el comportamiento de largo plazo de la economía: la caída del crecimiento de la productividad durante décadas y la aparición del fenómeno de la automatización que determinaron un crecimiento menor de los ingresos de los sectores medios y bajos, el debilitamiento de la posición de los trabajadores y un incremento de la desigualdad. Pero también señala que, al mismo tiempo, en el último cuarto de siglo, la población en situación de indigencia se redujo del 40% al 10% y, además, durante el año 2015, los estadounidenses vieron el crecimiento de salarios reales récord desde 1970 y la más fuerte reducción de la tasa de pobreza desde 1960.

Obama habla de la paradoja del mundo de hoy: junto a una prosperidad nunca vista, conviven la incertidumbre y la desigualdad. Considera que el beneficio económico es una fuerza poderosa para el bien común pero, por sí mismo, no conduce a la prosperidad y para todos. Dice Obama: “Un capitalismo manejado por pocos y no controlado por la mayoría es una amenaza para todos”. Por menos que esto, al papa Francisco algunos lo tildan de populista.


*Economista.