INTERNACIONAL CAUSAS EN ESPAÑA

Las víctimas del franquismo miran a la Justicia argentina

PERFIL COMPLETO

Desde Madrid
Igual que en la Argentina. Antonio González Pacheco acostumbraba caminar por las calles de Madrid, hasta que le cayó encima la orden de detención de la jueza María Servini de Cubría cursada a través de Interpol, por sospechas de torturas durante el franquismo.
“Hay imágenes que nunca olvidaré”, le dijo a PERFIL Jesús Rodríguez Barrios, quien fuera interrogado y golpeado en la Dirección General de Policía (DGS) de Madrid por Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño. Por entonces tenía 18 años. Hoy tiene 59 y es profesor de Economía en la Universidad Nacional de Educación a Distancia. “Por ejemplo, mirar hacia otro lado cuando me conducían a la sala de interrogatorios y me cruzaba en el pasillo con algún amigo con la cara golpeada y desencajada”, recuerda.
El testimonio de Rodríguez Barrios, permitió la imputación de cuatro ex agentes de la seguridad del Estado: el ex guardia civil Jesús Muñecas Aguilar, el ex escolta de Francisco Franco y de la Casa Real, Celso Galván Abascal, el ex comisario José Ignacio Giralte González y el ex inspector José Antonio González Pacheco.
Emilio Silva, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, le explicó a PERFIL que hoy “cientos de miles de víctimas del franquismo miran hacia Argentina con el corazón apretado de emoción y esperanza”, en relación a la primera querella interpuesta contra los crímenes del franquismo en el mundo, a la vez que mencionó la escalofriante cifra de 130 mil desaparecidos, 30 mil niños robados y más de 2 mil fosas comunes en España, durante el franquismo, de las cuales se abrieron tan sólo 390.
El 8 de octubre de 1974, cinco hombres sacaron de los pelos de su casa a Felisa Echegoyen: “Sufrí un interrogatorio con golpes, puñetazos, me arrancaron los pelos, pero tuve un ataque, del propio pánico, y pararon para que no me diera un patatús allí. Sé que otros compañeros la pasaron peor”, dijo Echegoyen,
otra de las torturadas por Billy el Niño.
Por su parte, la abogada argentina Ana Messuti, representante junto a otros ocho abogados de los 160 querellantes, dijo a PERFIL que “Argentina demuestra que es coherente, puesto que está encerrando a sus genocidas y ahora extiende su jurisdicción internacional a España, persiguiendo a supuestos responsables de crímenes y torturas”.
En este contexto, María Garzón, hija del ex magistrado Baltazar Garzón, promueve la Comisión de la Verdad, una comisión paralela al sistema judicial que exige la reparación simbólica de los daños ocasionados a las víctimas, con el objetivo de obtener una “petición pública de perdón en sede parlamentaria por parte del Estado por los crímenes cometidos y poder conformar una verdad sobre lo ocurrido en la dictadura”, explicó



Hebe Schmidt