INTERNACIONAL A CUATRO DIAS DEL REFERENDUM


Londres teme por la independencia escocesa

Por Leonardo Boix | Los sondeos muestran empate técnico entre el “Sí” y el “No”. Temen una fuga masiva de capitales. Fotos. 

Recta final. Los militantes a favor y en contra de la separación del Reino Unido se mezclan en las marchas en Glasgow, donde los ciudadanos votarán el jueves.
Recta final. Los militantes a favor y en contra de la separación del Reino Unido se mezclan en las marchas en Glasgow, donde los ciudadanos votarán el jueves.
Foto:AP / AFP

Desde Londres

Escocia quedó a un paso de lograr su histórica independencia del Reino Unido y poner fin a 307 años de unión, cuando quedan sólo cuatro días para el referéndum que definirá el futuro del país. Según la última encuesta publicada hasta ahora, elaborada por la consultora ICM para el periódico The Guardian, el 51% de los electores votará por el “No”, en tanto que un 49% lo hará a favor de la secesión.  

A pesar de una semana de intensa campaña por parte de los políticos pro-unionistas y de repetidas advertencias de bancos, empresas y supermercados acerca de un eventual “éxodo masivo” de Escocia si el país se independiza, el sondeo dejó en claro que la pelea será “cabeza a cabeza” hasta la votación del jueves.

El ministro principal de Escocia y jefe del gobernante Partido Nacionalista Escocés (SNP), Alex Salmond, afirmó estar “más confiado que nunca” acerca de que su país logrará independizarse del Reino Unido.

La paridad en los sondeos obligó a los jefes de los principales partidos políticos ingleses –el premier conservador David Cameron, el liberal Nick Clegg y el laborista de Miliband– a viajar de emergencia a Escocia para hacer campaña contra la secesión. Aunque hasta ahora Cameron se había mantenido bastante al margen del debate, el mandatario terminó suplicando a los escoceses que “no destruyan la familia del Reino Unido, esa comunidad de naciones preciosa y especial”. El premier tomó conciencia de que, si Escocia vota por el “Sí”, sus chances en las elecciones generales de 2015 se verán seriamente complicadas.

Varios líderes y partidos conservadores ingleses –entre ellos, Nigel Farage, jefe del eurofóbico UKIP– presionan al Palacio de Buckingham para que la reina Isabel II apoye públicamente la campaña por el “No”. Sin embargo, la casa real emitió un comunicado en el que indicó que la monarca mantendrá su “imparcialidad” ya que la reina “está por sobre la política”. De todos modos, fuentes allegadas a la Corona sostienen que Isabel quiere la unión del país “porque ella fue coronada Reina del Reino Unido de Gran Bretaña y sus dominios en el mundo”.

Ante las especulaciones por un colapso de los mercados financieros y tras informarse que el jefe del Tesoro, George Osborne, y el director del Banco de Inglaterra, Mark Carney, no viajarán en la semana a una cumbre de ministros de Economía del G-20 en Australia para permanecer en el Reino Unido, el valor de la libra esterlina tambaleó en la Bolsa de Londres.

Las últimas cifras oficiales indican que en agosto los inversores retiraron la mayor cantidad de dinero de sus inversiones en el Reino Unido desde la crisis de Lehman Brothers en 2008. Michael Howell, director del grupo de inversión CrossBorder Capital, dijo que en total se fugaron 16 mil millones de libras esterlinas (26 mil millones de dólares) el mes pasado, y aclaró que la cifra crecerá aún más si Escocia se independiza.

Varias compañías, entre ellas la telefónica British Telecom, la cadena John Lewis, y los supermercados Asda y Marks&Spencer, advirtieron que los escoceses terminarán pagando más por sus servicios y alimentos si se independizan. Por su parte, el Deutsche Bank afirmó que tanto los votantes como los políticos no están analizando las enormes consecuencias negativas que tendría la independencia para la economía de Escocia y sostuvo que una partición llevará a una gigantesca depresión económica comparable con la de los años treinta.

 

La consulta popular también divide a las ‘celebrities’ del Reino Unido. Celebridades y famosos de Escocia e Inglaterra quedaron enfrentados en la pelea por la independencia, que ha dividido en gran medida al Reino Unido. Entre aquellos que rechazaron públicamente la secesión están la autora de la saga de Harry Potter, la multimillonaria escritora JK Rowling; el ex director técnico del Manchester United, Sir Alex Ferguson; la cantante Susan Boyle; y el actor de la popular serie televisiva Doctor Who, David Tennant.

“Mis dudas acerca de apoyar la independencia no tienen nada que ver con el hecho de pensar que la población escocesa ha conseguido logros increíbles –declaró Rowling, que donó más de tres millones de dólares a la campaña anti-independencia–. La verdad es que Escocia está sujeta a las mismas presiones del siglo veintiuno que el resto del mundo. Debe competir en los mismos mercados y enfrentar las mismas amenazas”.

También se oponen a la independencia los cantantes Mick Jagger, David Bowie y la banda Franz Ferdinand, al igual que la actriz escocesa Emma Thompson y Roger Moore, quien ha expresado su deseo de que “Escocia se quede con nosotros”.

Del lado de los “independentistas” están el veterano actor de James Bond, Sean Connery; el escritor de clásicos como Trainspotting, Irvine Welsh; el actor de X-Men, Alan Cumming, y la estrella hollywoodense Gerard Butler.

“La campaña por el ‘Sí’ se ha centrado en una visión positiva para Escocia –subrayó Connery–. Se basa en la inclusión, en la igualdad y el valor democrático de autodeterminación. Los escoceses podemos ser guardianes de nuestro propio futuro”.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Escocia
  • Reino Unido
  • Separatismo en Europa