INTERNACIONAL REFERENDUM Y VIOLENCIA

"Los ciudadanos de Cataluña nos hemos ganado el derecho a tener un Estado independiente"

Lo afirmó el presidente regional Carles Puigdemont, quien destacó que el 90% de los votantes se manifestaron a favor de la independencia catalana.

El presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont.
El presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont. Foto:AFP

El último capítulo de la independencia de Cataluña dejó las escenas dantescas de la represión de las fuerzas de seguridad española para impedir el referéndum, en el que los ciudadanos debían decidir sobre su independencia. Después de la jornada de violencia de hoy, que dejó centenares de heridos, la disputa está lejos de terminar: ante la intransigencia del Ejecutivo Nacional, el presidente Regional afirmó este domingo que Cataluña se ganó "el derecho a tener un Estado independiente".

"Con esta jornada de esperanza y también de sufrimiento, los ciudadanos de Cataluña nos hemos ganado el derecho a tener un Estado independiente que se constituya en forma de república", afirmó Carles Puigdemont Casamajó, presidente de la generalitat de Cataluña, en un discurso que brindó rodeado por todo su gabinete.

El dirigente, que gobierna la región desde 2016, destacó el resultado del referéndum, en el que más del 90% de los 2,2 millones de votantes se manifestaron a favor del si y solo 7,8 por ciento optó por el no (con 2% de voto en blanco y 0,89 de sufragios nulos).

Con esta victoria, la mayoría independentista del parlamento regional había prometido declarar la secesión de esta región del noreste de España. Pero el voto quedó lastrado por la intervención de la policía española para cerrar varios puntos de votación, protegidos desde antes de la madrugada por multitudes de personas y por los bomberos catalanes.

Puigdemont acusó a Madrid de ejercer un "uso injustificado, irracional e irresponsable de la violencia". El presidente Mariano Rajoy contestó que las fuerzas de seguridad "han cumplido con su obligación y con el mandato que tenían de la justicia".

"Se han llevado las urnas por la fuerza, porque los presidentes de las mesas agarraban las urnas con las dos manos y se las arrancaban literalmente de las manos", explicó Marc Carrasco, apoderado de un colegio barcelonés, a la agencia AFP.

Los servicios regionales de salud atendieron a 844 personas, entre las cuales había 92 heridos graves. Uno fue alcanzado por una pelota de goma en un ojo y otro sufrió un infarto durante una incursión policial, señaló un portavoz regional de Salud. El ministerio del Interior informó que 33 agentes también fueron atendidos.