INTERNACIONAL PASADO

Los escándalos que Trump arrastra a la Casa Blanca

El flamante presidente de Estados Unidos acarrea sobre sí una serie de controversias que empañan su llegada al poder.

Trump Casa Blanca
Trump Casa Blanca Foto:Telam

El flamante presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegará a la Casa Blanca en enero próximo cuando asuma su cargo. Sin embargo, el magnate se caracterizó por algunos escándalos que no desaparecieron del todo y lo acompañarán durante su mandato. A continuación, un repaso de ellos. 

Universidad Trump. El millonario está señalado por gestionar una universidad que operó ilegalmente y estafó a más de 5.000 estudiantes más de 40 millones de dólares. Se le acusa de "fraude persistente, conducta ilegal y engañosa" por gestionar una casa de altos estudios que no estaba acreditada y que presionaba a sus estudiantes para que pagaran cursos sobre negocios inmobiliarios y finanzas con matrículas de casi 35.000 dólares, según consigna la agencia DPA.

Instituciones de caridad. La fundación privada del electo presidente violó las leyes de Nueva York al no registrarse correctamente como una organización caritativa, según la acusación presentada en octubre por el fiscal general Eric Schneiderman. La Donald J Trump Foundation también estuvo en la polémica durante la campaña ante las acusaciones de que el candidato republicano había desviado dinero de la misma para destinarlo a procesos legales en su contra y que utilizó los fondos para comprar cosas como un retrato gigante de sí mismo.

Acoso a mujeres. Numerosas mujeres acusaron a Trump de haberlas tocado o besado contra su voluntad. En octubre salió a la luz en octubre un video grabado en 2005 en el que alardeaba de su comportamiento. Algunas de las acusaciones se remontan a décadas atrás. Sin embargo, el ahora político respondió que denunciará a algunas de sus acusadoras.

Finanzas. Al contrario que otros candidatos en elecciones estadounidenses modernas, el milonario se ha negado a hacer públicas sus declaraciones de impuestos, al alegar que no puede hacerlo porque están bajo auditoría. Ésta negativa desató muchas preguntas sobre el verdadero valor de su imperio, sobre sus acuerdos de negocio o sobre si realmente ha pagado impuestos.

Clinton. Si la ganadora hubiera sido su contrincante demócrata Hillary, ello también podría haber supuesto mucho trabajo para el sistema legal, dado los numerosos cuestionamientos en marcha sobre su servidor de mail privado, o las acusaciones sobre su eventual influencia en la Fundación Clinton y su papel en el ataque al consulado estadounidense en Bengasi, en Libia, cuando era secretaria de Estado.