INTERNACIONAL A BRASIL


Los kelpers exportarán carne desde el puerto de Montevideo

Una medida del gobierno del ex presidente Mujica permite que los barcos malvinenses atraquen en Uruguay, pero sin portar bandera.

MONTEVIDEO. La iniciativa surgió de un frigorífico isleño que exportará su producción ovina a través del puerto.
MONTEVIDEO. La iniciativa surgió de un frigorífico isleño que exportará su producción ovina a través del puerto. Foto:Ag la plata
El puerto de Montevideo tendrá un rol fundamental en el comercio entre las islas Malvinas y Brasil. Es que un grupo de productores británicos de las islas anunció que exportará carne ovina al país del Lava Jato, a través de Uruguay.
El empresario isleño Stacy Bragger, secretario ejecutivo de la Cámara de Comercio de Puerto Stanley, aseguró durante la reciente Exposición de la Rural del Prado, en Montevideo, que por iniciativa de un frigorífico de Malvinas exportarán su producción ovina.

Banderas. El temaa crucial es que el puerto de Montevideo puede recibir buques de bandera británica sin afectar la relación entre Uruguay y Argentina, pero no se permite el ingreso de embarcaciones que posean insignias de las islas. La medida fue promovida por el gobierno del ex presidente Pepe Mujica.

Ruta. De hecho, el puerto uruguayo es imprescindible para el suministro de productos que abastecen a las islas, ya que pasan primero por allí. Por ejemplo, desde Montevideo salen alimentos como gaseosas, chacinados, frutas, verduras y huevos hacia las Malvinas mediante la única línea marítima existente. Además, los productores ovinos envían lana sucia para que sea tratada por las industrias uruguayas, que la colocan en terceros mercados. Por otro lado, en casos de necesidad los isleños utilizan los servicios hospitalarios de los centros médicos privados de Montevideo. “En este momento, Uruguay es el país que está mejor posicionado para exportar a las islas Falklands”, dijo el embajador del Reino Unido en Montevideo, Ben Lyster-Binns.

Alianzas. Mientras tanto, el presidente uruguayo Tabaré Vázquez anunció este martes su intención de iniciar conversaciones con el Reino Unido con el objetivo de alcanzar un tratado de libre comercio (TLC). El dato se conoció pocas horas después de que el Mercosur resolviera que Uruguay continúe liderando las conversaciones en nombre del bloque ante la Unión Europea.
 Mientras tanto, el vicepresidente Raúl Sendic se reunió con un grupo de parlamentarios del Reino Unido, tras lo que declaró que “el Brexit es una oportunidad”. “Tenemos la posibilidad de una relación directa con Gran Bretaña en el área comercial que es muy importante y tenemos que aprovechar en los próximos meses y en los próximos años”, afirmó.
La estrecha relación comercial entre el Reino Unido y Uruguay se arrastra desde los tiempos de Artigas, cuando firmó un tratado comercial el 2 de agosto de 1817, durante la ocupación portuguesa, lo que constituye para los expertos el primer TLC firmado por el país.
Los historiadores José Pedro Barran y Benjamín Nahum, en su libro Bases económicas de la revolución artiguista, indican que en el acuerdo se establecía que los comerciantes ingleses y sus mercaderías serían protegidos, que éstos quedaban obligados a pagar los impuestos vigentes, que no podían actuar más que en los puertos, impidiendo su dominio económico en el interior de las provincias, y que no podían comerciar con las naciones con las que Artigas se encontraba en guerra.
Protestas contra el acuerdo de soberanía
Una vecina de las islas Malvinas, Faith Felton, creó una petición en internet para manifestarse en contra de las recientes conversaciones entre Gran Bretaña y Argentina, desde su casa de Puerto Stanley. No es la única isleña que rechazó que se siga tratando el tema de la soberanía más allá del comunicado conjunto que sellaron Londres y Buenos Aires para restablecer las relaciones bilaterales.

Protestas contra el acuerdo de soberanía
“Ganamos la guerra en 1982, sabemos que no debemos aplacarnos frente a Argentina y que deberíamos buscar otras rutas”, dice Felton. “Somos cautelosamente optimistas de que se puede avanzar ahora, sobre todo luego de que Argentina acordó retirar las sanciones que se estaban imponiendo cada vez más por el gobierno anterior”, opinó Phyl Rendell, miembro de la asamblea legislativa del gobierno de las Malvinas. Las expresiones de las autoridades isleñas de desterrar de plano el debate por la soberanía se dan un día después de que el vicecanciller británico de Asuntos Exteriores, Alan Duncan, se reuniera con un grupo de políticos de Malvinas. En ese encuentro estaban Jan Cheek, miembro de la Asamblea Legislativa de las islas, y Sukey Cameron, representante de las Malvinas ante Gran Bretaña. Duncan ratificó a los kelpers que Macri y la primera ministra Theresa May nunca hablaron de la posibilidad de negociar la soberanía de las Malvinas.

Pablo Melgar