INTERNACIONAL REAFIRMAN SU RECLAMO A VOTAR

Los nacionalistas catalanes redoblan su apuesta a pesar del ‘no’ escocés

Avanza la convocatoria al referéndum, pese a la abierta oposición del gobierno español, que saludó el resultado en el Reino Unido.

PERFIL COMPLETO

Desde Barcelona
Mientras el parlamento catalán aprobaba la Ley de Consultas, el viernes por la tarde, unos 500 manifestantes apoyaban el resultado desde la calle. Un puesto de merchandising instalado frente al edificio vendía una camiseta con la bandera escocesa y la catalana, con gritos de guerra en las respectivas lenguas: Alba gu gràth, en gaélico escocés (el que lanza William Wallace, pero en inglés, en la película Corazón valiente y que significa Escocia para siempre) y Despertaferro, en el catalán de los almogàvers, un ejército de mercenarios catalanes al servicio del Reino de Aragón que llamaban a despertar el hierro de las espadas.

De lo que se habla hoy en Cataluña es del ejemplo del Reino Unido, aunque unos y otros por diferentes razones. Los partidarios de la independencia ven con envidia el proceso escocés. “Una nación sin estado puede decidir su futuro en las urnas. Aunque haya ganado el no, este referéndum  refuerza el proceso catalán”, comentó a PERFIL Jordi Solé, vicesecretario de Relaciones Internacionales de Esquerra Republicana e integrante de la delegación catalana que el jueves pasado visitó Escocia.

“Nos expolian económicamente, atacan nuestra lengua, no nos dejan votar. Y dicen que nos quieren dentro de España. ¿Cómo será el día que no nos quieran?”, respondió, aún en suelo escocés, Víctor Terradellas, responsable de Relaciones Internacionales de Convergència (el partido que, junto a Unió Democràtica de Catalunya, gobierna el ejecutivo catalán).
Desde el gobierno español, por su parte, subrayaron el resultado, y no tanto el proceso, y destacaron el ejemplo de integración que los escoceses dieron a toda Europa. Juan Milián, diputado del Partido Popular de Cataluña, dijo a PERFIL que “este resultado nos enseña que la independencia es negativa e insegura a nivel jurídico y económico, y esperamos que sirva de ejemplo a los nacionalistas catalanes”.

Una misma demanda que transcurre por la vía pacífica y en un mismo momento histórico. Los procesos de Escocia y Cataluña se retroalimentan necesariamente y no es un mero detalle que el edificio del Parlamento de Holyrood en Edimburgo, el emblema arquitectónico de la autonomía escocesa, haya sido construido por el arquitecto catalán Enric Miralles.

Unos 453 municipios catalanes ya manifestaron su apoyo a la consulta del 9N. Mientras tanto, en Barcelona comenzaron las Fiestas de la Mercè. Hasta el miércoles, sus calles estarán repletas de gente paseando y de conciertos al aire libre. Los nacionalistas aprovechan la ocasión para plantar stands y reclutar voluntarios. En los puestos de souvenirs del casco antiguo, los turistas tienen un amplio surtido de abanicos, encendedores, sombreros y remeras con los bastones rojos y amarillos de la bandera catalana.

Rajoy y Mas: una batalla contrarreloj

Tras la renuncia del primer ministro escocés Alex Salmond, desde el gobierno de Mariano Rajoy especulan con que Artur Mas, el presidente de la Generalitat de Cataluña, haga lo mismo en caso de no celebrarse el referéndum.
El Consejo Nacional de Ministros, en una reunión extraordinaria convocada ayer, comenzó a redactar un recurso para declarar ilegal la Ley de Consultas. La idea del ejecutivo español es elevar el pedido al Tribunal Constitucional para que sea aprobado este martes. Pero para que esto suceda, Artur Mas deberá firmar el decreto que avala la ley votada en el parlamento catalán. Y, según sus últimas declaraciones, todo hace pensar que, en esta ocasión, evitará las prisas.



Laureano Debat