INTERNACIONAL CUMBRE EN QATAR

Los países 'Amigos de Siria' enviarán armas para los opositores de Al Assad

Estados Unidos, Europa, Arabia Saudita y Turquía harán llegar en forma “urgente” ayuda militar. Lanzaron críticas a Irán y a Hezbollah por intervenir en el conflicto.

PERFIL COMPLETO

En una decisión que podría marcar un giro en la guerra civil, los once países que integran el grupo Amigos de Siria anunciaron ayer un acuerdo para enviar ayuda “urgente” a las tropas rebeldes, con el objetivo de “contrarrestar los brutales ataques” de las fuerzas leales al presidente Bashar al Assad.

Un comunicado difundido tras una reunión de ministros de Relaciones Exteriores en Doha precisó que “toda ayuda militar” pasará por una instancia dependiente del Ejército Sirio Libre. Se trata de una medida de emergencia hasta que se realice la anunciada conferencia de paz en Ginebra para buscar una salida diplomática al conflicto.

Los representantes de los Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Egipto, Jordania, Qatar, Arabia Saudita, Turquía y Emiratos Arabes Unidos acordaron “entregar con urgencia todo el material y los equipamientos necesarios a la oposición en el terreno”, aunque aclararon que cada país lo hará “a su manera” y según lo considere necesario.

Los Amigos de Siria también exigieron en su resolución final que “Irán y Hezbollah dejen de intervenir en el conflicto” sirio, según declaró el ministro de Relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius. Por su parte, el enviado de Qatar aseveró que también se “tomaron decisiones especiales y mantenidas en secreto sobre la forma de actuar para cambiar la situación en la zona” en Siria.

En tanto, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, pidió que la oposición siria reciba más ayuda militar y de otro tipo para acabar con el “desequilibrio” existente frente a las fuerzas del régimen de Al Assad. Kerry aseguró que Washington sigue comprometido con un plan de paz que incluya una conferencia internacional en Ginebra y la conformación de un gobierno de transición acordado por el gobierno sirio y los rebeldes. En cambio, el ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, puso paños fríos sobre el plan para enviar ayuda militar a los rebeldes. Hague aclaró que Londres aún no tomó “ninguna decisión” sobre la posibilidad de armar a los opositores y que cualquier decisión de ese tipo deberá debatirse en el Parlamento. El funcionario británico explicó que el principal objetivo de David Cameron sigue siendo promover una solución política.

Por su parte, Jordania negó que la CIA esté entrenando a rebeldes sirios en territorio jordano, tal como publicó el diario Los Angeles Times. El periódico aseguró que la central de inteligencia y las fuerzas especiales de los Estados Unidos preparan a las tropas opositoras en Jordania y Turquía desde hace meses, antes de que la Casa Blanca anunciara su intención de aumentar su ayuda militar a la oposición.

 

Suba de sueldo para militares

El presidente sirio Bashar al Assad ordenó ayer un aumento de sueldo para los militares y empleados públicos, en un intento del régimen de proteger a sus partidarios contra una inflación galopante y de mantenerlos alineados contra las tropas rebeldes.

Se trata del segundo incremento de salarios que Al Assad ejecuta para los militares y los empleados del Estado desde que estalló la revuelta contra el gobierno sirio en marzo de 2011.

Durante los 27 meses de conflicto, la libra siria perdió un 300% de su valor frente al dólar, provocando una escalada de los precios de los bienes importados y erosionando el poder adquisitivo y el nivel de vida de las personas con ingresos fijos.

Soldados y civiles obtendrán un aumento del 40% en las primeras 10 mil libras sirias (50 dólares) mensuales de sus salarios, y un 20% más en las siguientes 10 mil, según el decreto publicado por la agencia oficial de noticias Sana. Las pensiones también aumentarán en Damasco.



DPA/AFP/AP desde Doha