INTERNACIONAL

Los saludos navideños de los reyes europeos

Juan Carlos de España, Isabel II de Inglaterra y Guillermo de Holanda saludaron a sus súbditos. Videos. 

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

El rey de España y la reina de Inglaterra aprovecharon la Navidad para emitir sus tradicionales mensajes personales a sus súbditos por televisión, radio e internet. Además, por primera vez, Guillermo Alejandro de Holanda tomó el protagonismo en este discurso que durante los últimos 33 años dio su madre, la reina Beatriz.

El rey Juan Carlos de España, operado hace un mes de la cadera, animó se hizo eco de la crisis económica que vive España, del desempleo juvenil y del terrorismo, en un mensaje que recibió elogios de los principales partidos políticos españoles y críticas severas de otros partidos de izquierda o republicanos.

El monarca español, de 75 años, hizo llegar a los españoles dos compromisos: la determinación de continuar su mandato como jefe del Estado, “estimulando la convivencia cívica”, y la decisión de asumir “las exigencias de ejemplaridad y transparencia que hoy reclama la sociedad”. "España es una gran Nación que vale la pena vivir y querer, y por la que merece la pena luchar", dijo el monarca.

El líder del partido Izquierda Unida criticó estas palabras del rey y recordó los problemas que tiene la Corona desde hace tiempo por sus escándalos judiciales y su falta de transparencia financiera: “No basta con realizar afirmaciones grandilocuentes sobre la asunción de exigencias de ejemplaridad y transparencia que reclama la sociedad”, ya que “la ejemplaridad no hay que predicarla sino practicarla”.

También la líder del partido UPyD exigió que las “buenas palabras” pronunciadas por el rey fueran acompañadas de hechos para que sean “verdaderamente ejemplares” y lamentó la ausencia de denuncia de la corrupción política y económica.

Juan Carlos también dedicó algunas palabras a “aquellos a quienes con más dureza está golpeando” la crisis económica. ”No podemos aceptar como normal la angustia de los millones de españoles que no pueden trabajar; para mí, la crisis empezará a resolverse cuando los parados tengan oportunidad de trabajar“, subrayó.

Este miércoles, la familia real británica acompañó a la reina Isabel II al servicio religioso navideño cerca del palacio campestre de Sandringham. Más tarde, la BBC emitió el mensaje de la soberana, quien destacó el nacimiento de su bisnieto, el príncipe Jorge de Cambridge, hijo del príncipe Guillermo y de Kate Middleton.

“Como muchos de ustedes saben, la llegada de un bebé da a todos la ocasión de plantearse el futuro con alegría y esperanza renovada”, declaró la reina, quien afirmó que el bautismo del pequeño príncipe “fue un momento de alegría, que posibilitó reunir a cuatro generaciones”. La foto de Isabel con sus tres herederos era parte de la escenografía del discurso, grabado en el Palacio de Buckingham.

 

El mensaje navideño de la reina es el único que no está sujeto a la supervisión del primer ministro, y en él aprovecha para reflexionar sobre eventos familiares, sociales y espirituales. La reina invitó a los británicos a aprovechar cualquier oportunidad para “detenerse y hacer balance” y buscar “el equilibrio entre la acción y la reflexión”, sea a través “de la contemplación, la plegaria o simplemente escribiendo un diario”.

“Yo misma tuve motivos para reflexionar este año, en la abadía de Westminster, sobre mi propio compromiso de servicio hecho en esa misma gran iglesia el Día de la Coronación sesenta años atrás”, recordó Isabel II. “Este aniversario me recordó los extraordinarios cambios que han tenido lugar desde la Coronación, muchos de ellos para mejor, y las cosas que han permanecido constantes, como la importancia de la familia, la amistad y la buena convivencia”.

Guillermo Alejandro de Holanda dio este mismo miércoles su primer discurso de Navidad como jefe de Estado, en el que reflexionó sobre el sufrimiento de la gente por la crisis, la pérdida de seres queridos, conflictos y desastres naturales, y pidió a los ciudadanos que sean capaces de ayudarse mutuamente. “En el año que dejamos atrás cabe un llamamiento a la resistencia y la persistencia, porque muchas personas están preocupadas por sus puestos de trabajo y sus ingresos y sienten que no tienen ningún control sobre las fuerzas” políticas y sociales”, dijo el rey.

“El sufrimiento de las personas es a menudo horripilante”, dijo el rey. “La naturaleza golpea violentamente a las comunidades. Vemos imágenes de personas en campamentos improvisados que huyen del hambre y el terror y oímos palabras de odio que se transmiten de generación en generación, dando ninguna oportunidad a la reconciliación y dando lugar a la impotencia”.

Con fotos de sus hijas y de su esposa, la reina Máxima, de fondo, el rey recordó su entronización, el pasado 30 de abril, y agradeció a los holandeses el cariño recibido en esa ocasión. Centrando su mensaje en la solidaridad, finalizó: “La paz en la Tierra es más que un ideal inalcanzable. Más que una estrella en el cielo. La paz en la Tierra comienza en casa, en la calle, en el barrio, en el club, en nuestro propio pueblo o en nuestra propia ciudad”.

En Bélgica, el rey Felipe también dio su primer mensaje de Navidad como monarca, cinco meses después de ser entronizado. Tuvo palabras de reflexión sobre el desempleo juvenil: “En nuestro país, uno de cada cuatro jóvenes no encuentra empleo y una de cada siete personas vive en la pobreza“. Además, se refirió a las personas que viven aisladas y al fuerte impacto que tuvo el cierre y reestructuración de empresas en Bélgica.

“En los últimos meses y en los últimos años, mi esposa y yo conocimos muchos jóvenes belgas desbordantes de creatividad y energía. También conocimos personas cuyos talentos no pudieron manifestarse o ser reconocidos“, señaló Felipe. “Desarrollar las cualidades de cada uno es responsabilidad de todos. La educación y la formación son instrumentos fundamentales para ello“.

En un tono mucho menos polémico que el que solía usar su padre, el rey Alberto II, Felipe apeló al orgullo patrio y recordó que el año 2013 deja logros como el premio Nobel de la Física al belga François Englert o la clasificación para el Mundial 2014 de la selección nacional de fútbol, tras doce años sin disputar un partido en un torneo internacional. También agradecidió el "recibimiento inolvidable" que tuvo al acceder al trono el pasado 21 de julio y aseguró que la “confianza” y el “entusiasmo” de los ciudadanos lo conmovieron.

(*) Especial para Perfil.com. Twitter: @DariusBaires



Darío Silva D'Andrea (*)