INTERNACIONAL DEL CALIFATO AL TERRORISMO

Los yihadistas ahora quieren desarrollar sus propias armas bacteriológicas

Estado Islámico se apropió de vastas regiones de Irak y Siria, mediante la utilización de aviones, tanques y misiles. Según otros rebeldes sirios, evalúa utilizar armas químicas. Por qué es la mayor amenaza para Occidente.

PERFIL COMPLETO

Estado Islámico (EI) no sólo controla vastas regiones de Irak y Siria, y amenaza con perpetrar uno de los peores genocidios del incipiente siglo XXI. También ostenta un poder de fuego implacable, que lo erigió en un ejército de mercenarios capaz de plantar cara a las fuerzas comandadas por Bashar al-Assad y el premier iraquí, Nuri al-Maliki. Tras degollar a dos periodistas norteamericanos, insinúa ahora con dar un salto cualitativo, lanzando ataques terroristas en Occidente.

Según la prestigiosa revista Foreign Policy, los milicianos que pretenden instaurar un califato en Medio Oriente estarían interesados en adquirir armas bacteriológicas. La evidencia que presenta la publicación son documentados hallados en una notebook Dell, que habría pertenecido a Mohamed S., un ex estudiante tunecino de física y química, devenido en combatiente de EI.

Descubierta por rebeldes sirios moderados, tras un ataque en enero pasado en la provincia de Idlib, cerca de la frontera con Turquía, la notebook tendría 146 gigabytes de material, que incluiría 35.347 archivos, escritos en francés, inglés y árabe. Los más alarmantes eran instructivos para diseñar en forma casera bombas de peste bubónica y armas de destrucción masiva. “La ventaja de las armas biológicas es que no cuestan mucho dinero, pero provocan daños que pueden ser enormes”, sostiene un documento de 19 páginas.

El rey de Arabia Saudita, Abdalá bin Abdelaziz, alertó hace una semana sobre la posibilidad de atentados de Estado Islámico en Europa y los Estados Unidos. Pese a que ese temor desvela a Occidente, los milicianos sunnitas radicales se circunscribieron, por el momento, a expandir su dominio en Medio Oriente. “Actualmente, EI está tratando de establecerse como un Estado legítimo. Definitivamente, utilizan tácticas terroristas en Irak y Siria, como coches bomba, para cumplir sus metas, pero creo que su objetivo principal es conquistar territorios en la región”, explicó a PERFIL Jeremy Bender, licenciado en Religión y Estudios de Medio Oriente de la Universidad de Rutgers.

Más allá de buscar armas químicas y bacteriológicas, el grupo encabezado por el autoproclamado califa Abu Bakr al-Baghdadi cuenta con un arsenal convencional envidiable. Decenas de tanques de fabricación rusa, vehículos de combate Humvees, de procendencia estadounidense, lanzacohetes y artillería antiárea, de manufactura china y rusa, son algunos de los activos que robaron en bases militares iraquíes y sirias. También se apoderaron de aviones MIG 21B, que no estarían operativos. Sus siete mil combatientes cuentan con rifles AK 47, que portan con orgullo en Raqqa, Tikrit y Faluja, entre otras ciudades.

En su avance sobre Mosul, la segunda ciudad más importante de Irak, EI secuestró ayer a un centenar de niños chiítas y yazidíes. Según el portal de noticias kurdo Rudaw, los menores fueron retenidos por yihadistas en un orfanato en el distrito de Zuhir. Entre otras atrocidades, el grupo islamista habría vendido mujeres esclavizadas, raptadas durante su arrollador paso hacia Bagdad y Damasco.

El nuevo enemigo público número uno de los Estados Unidos decapita periodistas y difunde los videos, para vengar los bombardeos de la Casa Blanca, pero también con el fin de atemorizar a los chiítas y a otras minorías en Medio Oriente. Mientras la OTAN debate en Gales cómo responder frente a esta nueva amenaza, el heredero de Al Qaeda aumenta su mortífero arsenal, ocupa más pozos de petróleo y extermina sin piedad a la población civil que no acepta vivir bajo su dominio.

 

La ONU condena las decapitaciones

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenó ayer el “odioso y cobarde” asesinato por militantes islamistas del periodista estadounidense Steven Sotloff y dijo que Estado Islámico (EI) debe ser derrotado. Sotloff, de 31 años, fue degollado por integrantes de EI, según se muestra en un video divulgado el martes, dos semanas después del asesinato de James Foley, otro periodista estadounidense. “Los integrantes del Consejo de Seguridad expresan nuevamente que EI debe ser derrotado y que la intolerancia, la violencia y el odio que propugnan deben ser extirpados”, dijo una declaración unánime de los 15 miembros de ese grupo, entre ellos la Argentina.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió la formación de una amplia coalición internacional para derrotar a los extremistas del grupo sunnita.



Leandro Dario