INTERNACIONAL CONGRESO PARTIDARIO

Lula pidió elección directa y arengó al PT a volver al poder

El ex presidente aseguró que 2018 “ya comenzó” y se mostró junto a Dilma Rousseff. Busca evitar que la Justicia lo inhabilite.

Socios. Junto a Dilma, Lula se probó el traje de candidato presidencial, rodeado de la militancia.
Socios. Junto a Dilma, Lula se probó el traje de candidato presidencial, rodeado de la militancia. Foto:Cedoc Perfil
El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva arengó este jueves por la noche a la izquierda a prepararse para volver al poder, tras la destitución de Dilma Rousseff y las condenas por corrupción que acorralaron a la cúpula del Partido de los Trabajadores (PT). Con la voz afónica y vistiendo una remera roja, el ex dirigente sindical de 71 años se mostró histriónico y recorrió el escenario de punta a punta con tono de campaña y la vista puesta en las presidenciales de octubre del año próximo.

“Los brasileños tienen que poder expresarse”, dijo al sumarse al pedido de “elecciones directas ya” de los militantes de izquierda. “El 2018 está lejos para el que no tiene esperanza, pero para nosotros 2018 ya comenzó. Es por eso que tienen miedo y nosotros tenemos la seguridad de que si la izquierda va a la disputa con un programa bien preparado vamos a volver a gobernar este país”, dijo en la apertura del sexto congreso del PT en Brasilia.

Lula, el dirigente con mayor intención de voto según las encuestas, enfrenta cinco juicios por corrupción y es la única apuesta de la izquierda para retornar al Palacio del Planalto. Su delicada situación judicial llevó al presidente del PT, Rui Falcao, a instar a la militancia a trabajar para “impedir que el presidente Lula sea inhabilitado”, lo que significaría un mazazo para el partido.

El evento fue una exaltación de la figura de Lula. Sentada junto a él, Rousseff también se mostró exultante. “Mi candidato es Lula”, repitió el mantra de todo el partido. El PT resultó severamente dañado por las investigaciones por corrupción en la petrolera estatal Petrobras y fue barrido en las elecciones municipales de 2016.
Un estudio publicado en abril por Datafolha mostró que el 30% del electorado votaría por él en una primera vuelta, el doble de su perseguidor más inmediato. Pero el sondeo también reveló que es una de las figuras con mayor índice de rechazo, un indicador de la fuerte polarización que divide a la sociedad y que podría abortar su regreso al poder.

Coyuntura. La cita partidaria coincide con la crisis que golpea al presidente Michel Temer y estuvo marcada por un pedido de elecciones directas y pocas autocríticas, como habían anticipado algunos dirigentes que exigen cambios de fondo en la fuerza. “Todos aquí están por el ‘fuera Temer’ y en contra de las elecciones indirectas”, resumió la senadora Gleisi Hoffmann, favorita para presidir esta nueva etapa del partido.

Temer, ex vicepresidente de Rousseff, lucha por conservar su cargo luego de que un empresario lo grabara conversando sobre la supuesta compra del silencio de Eduardo Cunha, un ex diputado preso.
La denuncia llevó a la Corte Suprema a autorizar una investigación en su contra. Si Temer es destituido, el Congreso elegirá al jefe de Estado que gobernará hasta fines de 2018.

Agencias