INTERNACIONAL OPERACION RETORNO


Lula sale a las calles para apoyar a los candidatos a alcalde del PT

A una semana de las elecciones municipales que redefinirán el mapa político de Brasil, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva salió a las calles para apoyar a los postulantes del Partido de los Trabajadores (PT) y para lanzar una contraofensiva política, tras las detenciones de la Justicia de prominentes dirigentes de su partido.

Carismático. El ex presidente lucha por reposicionar su partido en las próximas elecciones.
Carismático. El ex presidente lucha por reposicionar su partido en las próximas elecciones. Foto:AFP
Brasilia

A una semana de las elecciones municipales que redefinirán el mapa político de Brasil, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva salió a las calles para apoyar a los postulantes del Partido de los Trabajadores (PT) y para lanzar una contraofensiva política, tras las detenciones de la Justicia de prominentes dirigentes de su partido. De recorrida por el nordeste brasileño, ironizó sobre las versiones de una supuesta fuga para evadir a la Justicia: “El único ‘país’ del mundo en el que pediría asilo sería Garanhuns”, dijo en referencia a la localidad en la que nació, en Pernambuco, a 230 kilómetros de Recife.

El líder del PT también criticó al juez federal Sergio Moro, quien destapó el escándalo de corrupción en Petrobras. “Moro tiene una teoría equivocada. Construyó, junto a Globo y la prensa, la idea de que no es posible condenar a nadie si no se cuenta con la presión social de la opinión pública”. El magistrado aceptó la semana pasada la denuncia presentada por la Fiscalía contra Lula por corrupción y lavado de dinero y abrió un proceso judicial contra el ex jefe de Estado. Según los investigadores, el dirigente recibió favores de la constructora OAS a cambio de ser beneficiada con contratos en obras de la petrolera estatal.

Elecciones. Sus declaraciones llegaron en la recta final de una campaña en la que la izquierda busca reposicionarse, tras la destitución de Dilma Rousseff. Alrededor de 144 millones de brasileños están llamados a las urnas el 2 de octubre para renovar sus alcaldías, aunque los analistas dan por descontado que en buena parte de las grandes capitales, en especial en San Pablo –el corazón financiero de Brasil– y Río de Janeiro, será necesario acudir a una segunda vuelta, el 30 de octubre.

Cerca de 475 mil candidatos de más de 35 partidos se postularon en 5.568 municipios de todo el país, con excepción de la capital, Brasilia, que por su condición de distrito federal no tiene alcalde sino gobernador, y de la isla de Fernando de Noronha, que depende de la ciudad de Recife.

Escenario. Después de trece años en el poder, el PT acude a estas elecciones con el desafío de mantener su presencia en las grandes ciudades, aunque fuentes del partido admiten que la formación atraviesa su momento más delicado y temen perder en San Pablo, donde actualmente gobierna de la mano de Fernando Haddad.

Con el objetivo de revertir la tendencia de las encuestas, que lo colocan en cuarto lugar con sólo el 10% de intención de voto, el economista recibirá en las próximas horas el apoyo del ex presidente Lula. Ese respaldo, que se emitirá en el programa de TV del partido, buscará colocar al actual alcalde en el ballottage.

Las elecciones serán un test clave para las aspiraciones políticas de Lula, cercado por una investigación judicial que puede ponerlo tras las rejas e inhabilitarlo para las presidenciales de 2018.

agencias