INTERNACIONAL PETER HAKIM

“Macri es el líder latinoamericano más popular hoy en Washington”

Es uno de los mayores especialistas en las relaciones entre Washington y la región, y cree que, por ahora, la mayor virtud del presidente es “no ser Cristina Kirchner”.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Desde San Pablo
Tras el anuncio del viaje de Barack Obama a América Latina, una pregunta surgió en los círculos políticos de Washington: ¿por qué Argentina? Colombia o Perú podrían ser destinos más lógicos tras la histórica etapa en La Habana.
Peter Hakim, presidente de honor de Diálogo Interamericano, uno de los más prestigiosos centros de estudios de Washington, no cree que haya acuerdos o anuncios ambiciosos durante la visita de Obama a Buenos Aires, el 23 y 24 de marzo. Sus giras anteriores por la región, como la que hizo a Brasil y Chile en 2011, tampoco estuvieron marcadas por la firma de papeles sustanciosos.

Desinterés. “Latinoamérica no le importa mucho al gobierno de Obama”, admite Hakim, pero Argentina, en este momento, importa para Washington. Las preferencias políticas de la Casa Blanca han pesado en su Consejo de Seguridad Nacional a la hora de armar la gira presidencial.
Según Hakim, la Casa Blanca “ha leído con cuidado los actos de Macri desde diciembre y confirmado su estilo pragmático y su deseo de reanudar las relaciones con los Estados Unidos”.
“Por eso Macri es el presidente latinoamericano más popular en Washington”, y compite en este campo sólo con Juan Manuel Santos, de Colombia.
El especialista advierte que, de todos modos, con apenas tres meses en el poder el Gobierno no ha podido ser evaluado seriamente. “Pero la principal razón de su popularidad en Washington es no ser Cristina Fernández de Kirchner, quien ha sido la competencia del venezolano Nicolás Maduro por el título de más desagradable e impopular presidente latinoamericano”.

Señal. Para Hakim, este viaje debe verse como una señal de apoyo de la Casa Blanca y del Tesoro norteamericano a las negociaciones del gobierno argentino con los holdouts y al regreso del país al mercado financiero internacional. Y, sobre todo, a las iniciativas del gobierno de Macri.
“Los Estados Unidos están comunicando al mundo que les gusta Macri, que aplauden su misión de deshacer mucho de lo que Cristina ha puesto en marcha y que quieren darle apoyo. Argentina es un potencial socio comercial y destino de exportaciones, de inversiones y de líneas de crédito de
 instituciones privadas americanas”, dice a PERFIL el especialista en una entrevista telefónica.
En Washington, agrega, hay pocos cuestionamientos al rumbo de Argentina bajo Macri, pero “esto no significa certeza y tranquilidad sobre sus desafíos”.
Por el contrario, hay mucha preocupación “con el impacto de la desaceleración económica de China y la UE, la recesión en Brasil, la persistente devaluación del peso e incluso la resistencia peronista en el Congreso a los planes del gobierno de Macri de ajustar las cuentas públicas,
controlar la inflación y poner a la Argentina en la senda del crecimiento”.
En este ambiente, “lograr líneas de crédito en el exterior va a ser una tarea difícil y clave para Argentina”.
Veintiséis años. El anuncio de la visita de Obama ha sido un logro considerable para un gobierno que recién comienza y para un país que no ha recibido a un mandatario norteamericano en visita bilateral en los últimos 26 años.
Según Hakim, el anuncio significa el regreso de Estados Unidos y Argentina a la normalidad en sus relaciones y la reanudación del diálogo “sobre temas de interés común, como comercio e inversiones, temas nucleares, lucha contra la corrupción y tráfico de drogas, energía y cambio climático, entre otros”.
Para el presidente honorario de Diálogo Interamericano, las relaciones de Buenos Aires con Caracas, Beijing y Moscú –intensas durante el gobierno kirchnerista– serán otro de los termas que abordarán Macri y Obama.

Cuba. De todos modos, en Washington, la presencia de Obama en la Argentina queda opacada por el simbolismo de la primera visita de un presidente norteamericano a La Habana en 88 años. Cuba va a ser su principal herencia en la política de Estados Unidos hacia América Latina.  
Pero es casi seguro, concluye Hakim, que Obama no se olvidará en el último año de su mandato de Perú ni de Colombia. En junio participará en la Cumbre de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), en Perú, y quiere estar en Bogotá cuando esté listo para su firma el histórico acuerdo de paz del gobierno de Santos con las FARC.



Denise Chrispim Marin