INTERNACIONAL CONTRAGOLPE CHAVISTA


Maduro llama a una consulta pública en contra de la amnistía

agencias
Caracas

Nicolás Maduro se prepara para derribar la ley de amnistía que la oposición aprobó esta semana en la Asamblea Nacional. El presidente venezolano tiene un plazo legal de diez días para decidir si promulgar la norma, impulsada por la mayoría opositora para liberar a los presos que considera “perseguidos por su oposición al chavismo”, o si enviarla al Tribunal Superior de Justicia para su revisión. En Venezuela se descuenta que Maduro optará por la segunda opción y que el TSJ, a cuyos miembros se considera afines al oficialismo, declarará la inconstitucionalidad de la ley.

Durante un congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Maduro anunció la apertura de una “consulta pública para que el pueblo en todas sus organizaciones de derechos humanos, movimientos sociales, partidos políticos e instituciones” le hagan llegar sus “propuestas y opiniones sobre qué hacer con la ley criminal que pretenden imponer como un golpe de Estado”. El mandatario dijo que las consultas con diferentes actores de la sociedad civil se extenderán hasta el próximo lunes. “Yo tengo una opinión muy firme, pero quiero escuchar la opinión de la nación y del pueblo venezolano sobre esta ley criminal”, sostuvo.

El oficialismo ha bautizado a la norma como “ley de amnesia” y afirma que ésta viola la Constitución al plantear un indulto para acusados de actos de “terrorismo”. Es que la promulgación de la ley beneficiaría a destacados dirigentes opositores, como Leopoldo López y Antonio Ledezma, a quienes el chavismo acusa de haber conspirado contra el gobierno de Maduro y de haber incentivado manifestaciones violentas. La oposición, en cambio, afirma que López, Ledezma y decenas de activistas de la oposición encarcelados son presos políticos de la administración chavista.
Nadie duda de que la consulta popular convocada por Maduro le servirá como argumento para enviar la ley de amnistía al TSJ. La propia oposición reconoce que la norma aprobada en el Parlamento es apenas un primer paso hacia la eventual liberación de sus dirigentes. Por eso el antichavismo lanzó esta semana una campaña nacional e internacional para conseguir respaldo político en la región y apoyo popular en su país para la aprobación del proyecto. Las caras visibles de esa campaña son las esposas de López y Ledezma, Lilian Tintori y Mitzy Capriles.

En paralelo, la oposición no descarta ir en busca de un referéndum popular revocatorio para remover a Maduro del poder. Por ahora, la relación de fuerzas no parece suficiente para tal cosa.



Redacción de Perfil.com