INTERNACIONAL LAS DOS VENEZUELA

Marchas a favor y en contra de Nicolás Maduro

Miles de personas se congregaron en la denominada "Toma de Caracas" para pedirle al Gobierno "una salida constitucional".

Protesta contra Maduro
Protesta contra Maduro Foto:AFP
Opositores al gobierno de Nicolás Maduro se movilizaron en la denominada Toma de Caracas para exigirle al presidente que si no reabre la recolección de firmas para el referéndum revocatorio antes del 3 noviembre marcharán a la Casa de Gobierno en Miraflores. Los venezolanos se movilizaron desde siete puntos distintos de la capital hasta la autopista Francisco Fajardo. 

La movilización fue respaldada por la Mesa de la Unidad Democrática, Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional. Henrique Capriles, ex candidato a presidente y referente opositor recordó que cuando propusieron el referendo amenazaron con salir a la calle si este se interrumpía, ya que se estaría dando un golpe. "He defendido el camino electoral porque tenemos que ver el país más allá de Maduro. Nosotros tenemos que vernos como los que vamos a salvar a Venezuela", sostuvo Capriles durante su discurso". 

Hoy debía ser el primero de los días para la recolección de firmas del 20% del padrón (4 millones de firmas). Con esa cantidad de rúbricas, la oposición venezolana hubiera llamado al referendo contra el presidente chavista. El proceso fue detenido por el Consejo Nacional Electoral debido a que Tribunales federales consideraron que hubo fraude en la primera etapa de recolección de firmas.

En respuesta a estas movilizaciones, el Partido Socialista Unido de Venezuela se concentró alrededor del Palacio de Miraflores para respaldar a Nicolás Maduro. "Nuestra gente va a seguir movilizada señores de la oposición", expresó Diosdado Cabello, diputado chavista. Esta semana, la Asamblea Nacional votó a favor de abrirle un juicio político a Maduro. Este proceso de impeachment intenta responsabilizar al presidente venezolano por la "ruptura del orden constitucional". 

Con los ánimos políticos crispados, oposición y chavismo se juntarán el domingo 30 de octubre a una mesa de diálogo con intervención del Vaticano. La discusión gira ahora en torno a si este encuentro será en Isla Margarita, como desea el oficialismo, o en Caracas, por pedido de la oposición. 

Esta decisión despertó reticencias en el seno de la oposición, donde algunas voces exigieron que "hasta que no se restituya el orden constitucional es imposible realmente que haya un proceso de diálogo". La Mesa de la Unidad Democrática plantea como objetivo de la mesa de diálogo "el derecho al voto, la libertad de los presos políticos, la atención a la crisis humanitaria y el respeto a la autonomía de poderes". Maduro, por su lado, desea que la oposición deje "el camino del golpismo".