INTERNACIONAL UN MILLON DE PERSONAS

Masiva marcha sindical contra nueva reforma laboral en Italia

ansa
Roma

“Trabajo, dignidad, igualdad para cambiar Italia”. Esa fue la consigna de la marcha por las calles de Roma organizada ayer por el sindicato CGIL para repudiar la reforma laboral que impulsa el gobierno de Matteo Renzi, de la que según sus organizadores participó un millón de personas.

El gobierno de Renzi, que pertenece al Partido Democrático, de centroizquierda, quiere disminuir el desempleo abaratando los despidos y reduciendo las indemnizaciones y las protecciones a los empleados en sus primeros años de contrato.

La líder de la CGIL –Confederación General Italiana del Trabajo, el sindicato de izquierda del país–, Susanna Camusso, no descartó convocar a “una huelga general. “Estamos listos para recurrir a todas las formas necesarias de lucha”, aseguró.

Al hablar al cierre de la marcha, en la plaza San Giovanni, Camusso atacó el proyecto de reforma laboral impulsado por Renzi porque “no ayuda a salir de la crisis”.

“La Constitución italiana -recordó- dice que hay que estar de la parte de los más débiles y no dar ventajas a los más fuertes”.

Camusso reclamó al gobierno que introduzca un impuesto sobre los grandes patrimonios del país en un marco de mayor justicia social, para evitar “una guerra entre pobres”.

La reforma laboral de Renzi introduce cambios claves respecto del estatuto de los trabajadores de 1970, que protege a quienes trabajan en empresas con más de 15 empleados contra los despidos sin causa.

Desde Florencia, donde participó en una reunión de su partido, Renzi destacó que el
gobierno tomó varias medidas “contra la corrupción y la evasión fiscal” precisamente para generar recursos e intervenir así contra la desocupación.

El desempleo en Italia ronda el 12%, pero llega a superar el 44% entre los menores de 25 años.



Redacción de Perfil.com