INTERNACIONAL CONSECUENCIAS ECONOMICAS

Mercados en ebullición: la Bolsa rebotó, pero el real siguió cayendo

.

Números. Las acciones tuvieron un leve repunte, después de la brutal caída del jueves.
Números. Las acciones tuvieron un leve repunte, después de la brutal caída del jueves.
Después del “terremoto” que los sacudió tras las revelaciones sobre el presidente Michel Temer, los mercados brasileños tuvieron ayer réplicas de distinta intensidad.
Por un lado, rebotó la Bolsa, con una leve subida, mientras que el real no dejó de depreciarse ante el dólar, que a lo largo del día no cesó de aumentar la cotización, terminando con un aumento que promete ecos más allá de la frontera del país: 8,16%, o sea R$ 3,390.
La prensa local se hizo eco de este estado de cosas, señalando que, aunque haya cambios próximamente en lo político, “seguramente la crisis seguirá en los mercados”.

Vuelta a la incertidumbre. La Bolsa, que el jueves llegó a perder más de 10% –mayor caída desde 1998– y debió suspender sus actividades por treinta minutos–, tuvo ayer un rebote: San Pablo cerró el viernes con un alza de 1,69%, a 62.639 puntos, recuperando algo de terreno tras el derrumbe de la víspera, cuando había perdido casi un 9%, tras las denuncias de corrupción contra el presidente.
El mensaje del jueves del presidente pareció dirigido a los mercados cuando habló de los cambios logrados en economía, “la mejor y la peor semana”, según sus palabras, ante la mejora que habían experimentado algunos indicadores.

Volatilidad.
“De hecho, hubo una recuperación, pero estimamos que aún hay una tendencia alta a la volatilidad. Es difícil por ahora decir si el Ibovespa va a caer aún más o no, va a depender mucho del escenario político”, afirmó Chow Juei, analista de InvestHB.
La crisis marcará mucho. Pero todos coinciden en que la mejor señal sería que la crisis política se supere rápidamente.

Inflación. Ayer, el Banco Central ignoró el escándalo del audio en el boletín que divulga todos los viernes, y sostuvo que la evolución de los indicadores económicos brasileños sigue siendo compatible con las perspectivas de estabilización de la economía a corto plazo y sugiere que el crecimiento se recuperará en forma gradual a lo largo de 2017.
“La economía sigue operando con un alto nivel de ociosidad de los factores de producción, como reflejan los bajos índices de utilización de la capacidad industrial y, principalmente, en la tasa de desempleo, un escenario que, junto a la deflación de alimentos, favorece la desaceleración de la inflación”, sostuvo el BC.