INTERNACIONAL ALEMANIA VOTA LA PROXIMA SEMANA

Merkel, imbatible: tras doce años en el poder, va por otra victoria aplastante

La canciller aventaja por 17 puntos a su rival en los sondeos. La estabilidad económica y su fama de “pilota de tormenta” explican su éxito. ¿Final del mito del “desgaste”?

Superpoderosa. Merkel posa junto a heroínas en un reciente evento de la industria ‘gamer’.
Superpoderosa. Merkel posa junto a heroínas en un reciente evento de la industria ‘gamer’. Foto:DPA
Los líderes democráticos que pierden elecciones suelen argumentar que, cuanto más tiempo se perdura en el poder, más se sufre el “desgaste” natural de la gestión. Angela Merkel es, como mínimo, una excepción a la regla. Tras doce años en el gobierno, la canciller alemana se encamina a un nuevo y holgado triunfo electoral en los comicios generales que se celebrarán el próximo domingo 24 de septiembre.
Un año atrás, Merkel aún dudaba si buscar la reelección. Las encuestas no la acompañaban. Sus políticas migratorias –y, en particular, la decisión de abrir las fronteras a medio millón de refugiados que buscaban asilo en 2015– causaban escozor en algunos sectores de la población y daban de comer a la incipiente Alternativa por Alemania, fuerza de extrema derecha que se convirtió en el gran “cuco” del proceso electoral.

Hoy, la conservadora Merkel es gran favorita: según los últimos sondeos, aventaja por entre 17 y 20 puntos a su principal rival, el socialdemócrata Martin Schulz (SPD), a quien días atrás superó en el único debate televisivo celebrado durante la campaña. Además, alcanzaría el 40% de los sufragios necesarios para encabezar una nueva coalición gubernamental. Si los pronósticos se confirman, la canciller igualará el récord de permanencia en el poder de su mentor, Helmut Kohl.

“Si gana, Merkel se convertirá en uno de los líderes democráticos que más tiempo perduraron en el mundo –dijo a PERFIL el politólogo alemán Dirk Leuffen, profesor e investigador de la Universidad de Konstanz–. Durante los momentos más tensos de la crisis de los refugiados, mantuvo una posición humanitaria que defendió contra fuertes críticas. Su triunfo significaría que los líderes pueden sostener sus valores e incluso ‘vender’ políticas incómodas a los votantes.”

Merkel apeló a su ya típico pragmatismo para corregir el rumbo: en 2016, negoció un acuerdo de la Unión Europea UE) con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que detuvo en la práctica el flujo de refugiados. El año pasado sólo ingresaron 280 mil personas a Alemania, en comparación con las 890 mil de 2015.

Pero, en opinión de Jens Haesing, politólogo e investigador de la Universidad Libre de Berlín, la principal razón de su éxito “es la incertidumbre en el plano internacional, donde hay temores en torno  a la crisis de los refugiados, el futuro de la UE o el terrorismo islámico”. Según Haesing, ante ese panorama inquietante, “muchos alemanes votarán a Merkel por su reputación y por su experiencia como ‘pilota de tormenta’”.

A ese factor se agrega la previsibilidad económica de la que goza hoy Alemania. “En tiempos de turbulencias globales, Merkel representa estabilidad –señaló Leuffen–. La mayoría de los alemanes está conforme con su situación económica individual, por lo que sienten poco deseo de cambio”. Cuando es así, poco importa el “desgaste”.