INTERNACIONAL MÉXICO

La maldición del 19 de septiembre: los terremotos no estarían relacionados

Según especialistas, el sismo de hoy no tiene que ver con la tragedia de 1985 ni con el de hace diez días. Las explicaciones.

Sismo de 7,1 sacudió la Ciudad de México.
Sismo de 7,1 sacudió la Ciudad de México. Foto:AFP

El 19 de septiembre de 1985, México vivió el terremoto más significativo y mortífero de su historia. Exactamente 32 años después, la tierra volvió a temblar. Esta vez el epicentro del sismo no estuvo en en el océano Pacífico mexicano sino entre los estados de Puebla y Morelos, a 120 kilómetros de la Ciudad de México, y alcanzó una magnitud de 7.1, según el Servicio Sismológico Nacional (SSN).

Para los científicos, que el sismo de hoy haya ocurrido en la misma fecha que el de 1985 es pura casualidad. “Son distintos tipos de sismos. Sabemos que es una zona muy activa porque está en el Círculo de Fuego del Pacífico. Uno puede esperar sismos de contacto de placa, de profundidad intermedia e, incluso, algunos superficiales. Pero se ha dado la casualidad de que sea justamente en el aniversario del de 1985”, le explicó a Perfil.com Patricia Alvarado, investigadora del Conicet. También el sismólogo mexicano Víctor Cruz dijo a CNN que los dos sismos no tienen relación: “No hay ninguna razón para vincularlos, son especulaciones”.


Asimismo, Alvarado negó que el sismo de hoy sea una réplica del ocurrido en México hace sólo once días, el 8 de septiembre, y que alcanzó una magnitud de 8.1.  “Se trata de nuevo terremoto. No hablaríamos de réplica del anterior porque está entre 200 y 300 kilómetros de distancia. Está muy distante de la zona donde se puede esperar una réplica. El epicentro está ahora bajo Puebla, en una zona continental. El otro día estaba en la zona marina, donde el mapa de México se hace más angosto. Hoy está bajo el continente. Tiene una profundidad de 50 kilómetros y una magnitud de 7.1.”, sostuvo Alvarado, directora del Grupo de Sismotectónica del Centro de Investigaciones de la Geósfera y la Biósfera dependiente de la Universidad Nacional de San Juan y del Conicet.

México se encuentra en una zona de alta sismicidad debido a la interacción de cinco placas tectónicas: la placa de Norteamérica, la de Cocos, la del Pacífico, la de Rivera y la placa del Caribe. Por esta razón no es rara la ocurrencia de sismos. El SSM reporta en promedio la ocurrencia de 40 sismos por día. “Lo más llamativo en esta oportunidad es la magnitud de estos terremotos y que son muy cercanos. Esto pone en alerta la revisión de normas de construcción sismo resistente”, advirtió Alvarado. 

“México hoy vive el aniversario del terremoto de 1985, que marcó un antes y un después en ese país y en todo el mundo sobre las normas de construcción sismo resistentes. El del '85 fue un sismo interplaca, de poca profundidad pero que provocó daños a 200 kilómetros del DF. Se dieron cuenta que era por un efecto del suelo y en estos años se cambió toda la construcción. Lo que pasa hoy, en 2017, es que son sismos de profundidad intermedia, que ya no están en el contacto de placas sino dentro de la placa de Coco”, explicó la especialista en terremotos.

Un sismo como el de hoy en México se vivió en Argentina el 20 de noviembre del año pasado en San Juan pero se trató de un sismo de magnitud 6.5. “Nunca tuvimos uno de 8.1. pero al ver lo que ocurrió en México tenemos que subir este umbral. Saber que si hay una zona que ya lo ha experimentado, puede pasarnos también”, concluyó Alvarado.