INTERNACIONAL EXCLUSIVO

"Mi Sangre" actuó como agente encubierto del gobierno de Estados Unidos

Agentes del Departamento del Tesoro estadounidense habrían contactado a Mi Sangre para infiltrarlo en distintas bandas criminales colombianas bajo el seudónimo de "Assis".

Capo narco. López Londoño está a punto de ser extraditado.
Capo narco. López Londoño está a punto de ser extraditado. Foto:Cedoc Perfil
Hace pocas horas, la Defensa y la Fiscalía de los Estados Unidos acordaron levantar el secreto en la causa en torno a Henry Lopez Londoño, alias "Mi Sangre" y quedó al descubierto algo que sorprendió a todos: El colombiano es una fuente confidencial del gobierno norteamericano.

Tal como lo reconoce el propio Gobierno de los Estados Unidos –al contestar una de las mociones presentadas por Arturo Hernández, abogado defensor de López Londoño–,  agentes del Departamento del Tesoro estadounidense habrían contactado a Mi Sangre para infiltrarlo en distintas bandas criminales colombianas.

Según documentación a la que accedió Perfil.com en exclusiva a partir del levantamiento del secreto que pesaba sobre la causa de López Londoño se puede conocer que, en 2008, cuando el colombiano estaba en Argentina a la espera de la resolución definitiva de su asilo politico, fue contactado por agentes del Departamento del Tesoro estadounidense, con el fin de infiltrar bandas criminales. A cambio, le ofrecieron asilo para él y su familia, algo que Argentina aún no le había concedido.

Un correo electrónico con fecha 15 de noviembre de 2008 al abogado de "Mi Sangre" deja en evidencia esta relación: "Estaré viajando con dos personas quienes tienen suficiente autoridad para iniciar una negociación con su cliente. Ayer me reuní con ellos y parece que existe bastante interés en el asunto. Sin embargo, según ellos Washington, no autorizaría la reunión con usted a menos que se cumplan los requisitos que usted conoce y sin previa condición. Su cliente debe probar que no solamente existe un deseo de cooperar sino que lo puede hacer (...). También me dijeron que iban a chequear a ver si ya su cliente estaba en contacto con otras agencias. De ser así no puedo interferir y damos por terminado este proceso". Este es uno de varios mails que se incluyeron a la causa.

Para cumplir con el requerimiento de Estados Unidos, López Londoño viajó a Colombia y cumplió con las dos condiciones que le exigió el Departamento del Tesoro: demostrar el interés en la contratación y probar que tenía la capacidad para las tareas. De esta manera, Londoño se habría infiltrado en distintas bandas criminales colombianas con la contratación inicialmente propuesta por el Departamento del Tesoro, se efectivizó finalmente con ICE (Inmigración y Control de Aduanas de los EEUU) y se operativizó luego con la DEA (Administración para el Control de Drogas).

Para llevar adelante estos trabajos de “fuente confidencial registrada” del Gobierno de los Estados Unidos, López Londoño fue documentado como agente confidencial bajo el seudónimo de “ASSIS”. Esto surge de los mails del Departamento del Tesoro y el abogado de López Londoño, sumado a chats entre agentes del ICE y agentes de la DEA, y de alguno de estos con el propio agente “Assis”, es decir, "Mi Sangre".

Sin embargo, según asentó la defensa del colombiano, en agosto de 2010, y como consecuencia de lo que se cree fue una guerra interna entre las agencias gubernamentales, ICE y DEA se habrían disputado la dirección de los proyectos de infiltración que estaba adelantando López Londoño. Así, la DEA habría boicoteado la cooperación a partir de una acusación criminal al colombiano, a fin de sacarles de juego al agente.

Gracias a la conservación de algunos de los registros por parte del acusado, la defensa de "Mi Sangre" logró que el Gobierno de Estados Unidos tuviera que descubrir y reconocer su condición de “agente”. Daniel Bladimido Fedel, abogado argentino de López Londoño en la extradición, explicó a Perfil.com que “De haberse conocido esta circunstancia por el Gobierno de la República Argentina, la extradición no habría podido realizarse, en tanto no se habría cumplido con el requisito mínimo legal exigido por el Tratado de Extradición firmado entre la Argentina y EEUU, de que el delito imputado para ser “extraditable”, debe ser delito tanto en el estado requirente como en el estado requerido”.