INTERNACIONAL LAVA JATO

Michel Temer se salvó de ir a juicio por corrupción

La Cámara de Diputados brasileña bloqueó por amplia mayoría una iniciativa para elevar a la Corte Suprema una denuncia contra el presidente por avalar el pago de sobornos.

Temer se salvó del juicio.
Temer se salvó del juicio. Foto:AFP

En una clara demostración de fuerza política, el presidente brasileño Michel Temer logró salvarse de ir a juicio por corrupción, luego de que la Cámara de Diputados bloqueara una iniciativa para enviar el caso a la Corte Suprema.

Para que la denuncia prosperara, la oposición necesitaba los votos de los dos tercios de la Cámara. Sin embargo, mucho antes de terminar la sesión, el mandatario conservador ya había recibido el respaldo de 201 diputados, frente a 164 que se prenunciaron en su contra y una abstención, con 16 ausentes.

De haber sido aceptada la denuncia, el Supremo tribunal Federal (STF) hubiera examinado el caso y, de admitirlo, Temer hubiera sido apartado de su cargo en espera del fallo final.

La sesión no fue para nada tranquila. Diputados de izquierda pusieron en el piso un bolso abierto, repleto de billetes falsos con la cara de Temer. Durante una discusión, los billetes volaron por el aire.

También hubo empujones cuando diputados opositores arrancaron a partidarios de Temer muñecos que representaban al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva vestido de presidiario. 

Causa. La denuncia por corrupción pasiva contra Temer fue formulada por el fiscal general, Rodrigo Janot, después de que a mediados de mayo se divulgaran una grabación y un video.

En la grabación de una conversación entre Temer y el dueño del gigante de la alimentación Joesley Batista, el mandatario parece avalar la entrega de un soborno al encarcelado exdiputado Eduardo Cunha para comprar su silencio.

El video muestra al entonces diputado Rodrigo Rocha Loures, un cercano asesor de Temer, cargando una maleta con 500.000 reales (unos 150.000 dólares). Según la delación de Batista, el dinero era parte de un soborno ofrecido al presidente para favorecer los negocios de la empresa.

Temer y sus defensores afirman que la acusación es una "ficción" construida para perjudicarlo. La oposición, en cambio, lo acusa de haber liberado en las últimas semanas fondos para proyectos de diputados vacilantes, informó la agencia AFP.

Esta crisis se produce menos de 15 meses después de la caída de la presidenta electa Dilma Rousseff, destituida por el Congreso, acusada de manipulación de las cuentas públicas y reemplazada por Temer, quien era su vicepresidente.

Temer consiguió así una victoria holgada, que debería permitirle acallar las dudas de aliados sobre su capacidad de hacer avanzar los ajustes reclamados por los mercados, como una polémica reforma de las jubilaciones que requiere una mayoría cualificada de tres quintos en ambas cámaras.