INTERNACIONAL CRISIS EN BRASIL

Michel Temer: "Si me quieren ver afuera, me van a tener que derribar"

En una entrevista tras el escándalo de las escuchas, el presidente brasilero se defendió de las acusaciones.

El presidente Temer asegura que no renuncia. Sin embargo, su partido anunció que se retira del Gobierno.
El presidente Temer asegura que no renuncia. Sin embargo, su partido anunció que se retira del Gobierno. Foto:AFP.

Luego del escándalo originado con los audios que salieron a la luz la semana pasada y mientras se esfuerza por evitar que los de la alianza de gobierno no lo dejen solo, el presidente de Brasilo, Michel Temer, reiteró que no renunciará y advirtió que deberán destituirlo para que deje el Palacio del Planalto.

"Yo no voy a renunciar. Si quieren, que me derriben, porque si yo renuncio sería una declaración de culpa (en referencia a los audios de la acusación por aceptar sobornos de la empresa JBS)", resaltó el cada vez más acorralado mandatario en entrevista al diario Folha de São Paulo. 

Los síntomas del audio ya se empezaron a sentir en el equipo presidencial. Si bien Temer quería hacer una demostración de fuerza al reunirse con sus ministros y algunos líderes de los partidos políticos que forman la coalición gobernante (que originalmente fueron convocados a una cena), la baja adhesión, obligó a cancelar todos los planes previstos y organizar un encuentro informal.

Sin embargo, sus socios aún no le han soltado la mano por completo. El Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y el Demócratas (DEM), principales socios del oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), garantizaron su respaldo al mandatario pero no a cualquier precio. 

Su postura está condicionada a lo que pasado mañana decida el Supremo Tribunal Federal (STF), a quien Temer le solicitó suspender la investigación que inició la semana pasada la Procuraduría General de la República (PGR) por intento de obstrucción de la Justicia, corrupción pasiva y asociación ilícita, hasta que se compruebe si el audio fue o no manipulado.

Lejos de calmar las aguas, Temer, que reconoció que el estallido del escándalo "causó un mal a la economía del país, en pleno proceso de recuperación", fue por más. "Voy a revelar fuerza política a lo largo de las próximas semanas, con la votación de leyes importantes", dijo.