INTERNACIONAL PADRE FRANK PAVONE

Mostró un feto en misa y apoya al Papa: “Su perdón al aborto se interpretó mal”

Dirige la mayor organización católica antiabortista de EE.UU. Llamó a votar a Trump mientras exhibía un feto humano. “El anuncio papal nos puso felices”, dijo a PERFIL.

Revulsion. El video de la escena protagonizada por el “padre Frank” se viralizó en las redes sociales un día antes de los comicios en EE.UU.
Revulsion. El video de la escena protagonizada por el “padre Frank” se viralizó en las redes sociales un día antes de los comicios en EE.UU. Foto:Cedoc Perfil

La escena es revulsiva: mientras exhibe un feto humano sobre el altar, un sacerdote habla a cámara y llama a los feligreses a votar por Donald Trump. Ocurrió un día antes de las elecciones estadounidenses. En el video, replicado cientos de miles de veces en las redes sociales, el padre Frank Pavone explica que el feto, al que llama “bebé”, le fue confiado por una madre que abortó, y que él lo convertirá en ese acto en “testigo de nuestra Nación” antes del momento de acudir a las urnas. El remate es previsible: Pavone dispara contra la posición de Hillary Clinton a favor de la legalización del aborto: “Debemos elegir entre los que confirmarán nuestro acuerdo con Dios y los que lo rechazan”.

Pavone no es un marginal: es el director nacional de Priests for Life (Sacerdotes por la Vida), autodefinida como la mayor organización católica “pro vida” –antiabortista– de los Estados Unidos. El “padre Frank” es un personaje mediático con llegada a un público masivo: Facebook tuvo que bloquear su video luego de que alcanzara medio millón de visitas en un día.

Cuando Jorge Mario Bergoglio anunció la semana pasada su decisión de extender a todos los sacerdotes del mundo y por tiempo indefinido la facultad de “perdonar” a mujeres que abortaron, ciertos medios presentaron la noticia como un indicio de relajamiento en los dogmas del Vaticano sobre la interrupción del embarazo. El cruzado antiabortista Pavone, en cambio, leyó el anuncio como lo que realmente fue: una reafirmación papal de la potestad que se arroga la Iglesia para absolver o condenar a católicas que abortaron.

“El anuncio de Francisco sobre el perdón sacerdotal al aborto se interpretó mal –dijo Pavone a PERFIL–. La idea de que la misericordia frente al aborto lo convierte en algo menos grave es de gente que cree que el Papa puede cambiar esas cosas. Pero la gravedad del aborto no depende del Papa. El aborto no es incorrecto porque lo diga la Iglesia, sino que la Iglesia dice que es incorrecto porque lo es”.

Cuando Bergoglio hizo el anuncio, Pavone publicó un comunicado en el que expresó que el permiso papal era “algo que Priests for Life esperaba y recibe con agradecimiento”. En un correo electrónico que envió ayer a este diario, Pavone señaló que “la misericordia ante el pecado del aborto es más necesaria que nunca en momentos en que se están haciendo esfuerzos en muchos países para expandirlo”, aunque agregó que “el perdón no viene automáticamente: se necesita el arrepentimiento sincero del pecador”.

Un motivo algo más terrenal explica el júbilo de Pavone por el anuncio papal. El sacerdote también dirige Rachel’s Vineyard, un programa de retiros espirituales para mujeres que abortaron que, según Pavone, es el ministerio de “curación” después del aborto más grande del mundo. “El papa Francisco me ha expresado personalmente su apoyo entusiasta y gratitud por Rachel’s Vineyard”, contó Pavone, quien logró saludar al Pontífice un par de veces en el Vaticano. “El anuncio del Papa nos puso felices porque nuestro programa es un vehículo para que los sacerdotes provean esta misericordia”, dijo el cura.

Aunque nada es por pura vocación pastoral: los retiros de un fin de semana en Rachel’s Vineyard, por los que ya pasaron miles de mujeres, cuestan 130 dólares por persona.