INTERNACIONAL LO SUGIRIO SENADORA URUGUAYA

Mujica rechaza mediar en Venezuela: “Soy Pepe, pero no mago”

.

Otros tiempos. Maduro y Mujica, y la sonrisa de Luis Almagro.
Otros tiempos. Maduro y Mujica, y la sonrisa de Luis Almagro. Foto:Cedoc Perfil
Desde Montevideo
El ex presidente uruguayo José “Pepe” Mujica rechazó ayer la posibilidad de ser un intermediario en la crisis venezolana, como sugirió una senadora opositora de su país.
“Soy Pepe, pero no mago. Ya tengo bastante lío”, dijo el ex mandatario, en referencia a su rol en Colombia, donde es mediador en el proceso de paz con las FARC.
Para Mujica, Venezuela debe “buscar alguna forma de empezar a hablar”, comenzar a respetarse entre todos y dejar lugar a los matices.
“Cuando somos jóvenes creemos que existe lo blanco y lo negro, pero cuando somos viejos aprendemos que lo único que no existe es lo blanco y lo negro, que lo único que existe son los pueblos y matices”, subrayó.
El ex mandatario uruguayo expresó su esperanza de que gobierno y oposición en Venezuela  “se pongan racionales”.

Salvoconducto. La senadora uruguaya Verónica Alonso, había subrayado la necesidad de “buscarle un salvoconducto a Maduro y a todo su séquito”.
El presidente venezolano “se siente acorralado porque sabe, producto de la corrupción, la extorsión y el narcotráfico en los cuales están involucrados directamente él y muchos de sus ministros, que terminan en la Justicia o presos”, dijo.
Alonso estimó que la oposición debe tener “madurez” para salir de un régimen al que calificó como “una dictadura ya ni siquiera disfrazada de democracia” y sugirió, pese a sus diferencias ideológicas con José Mujica, que el ex presidente sería, por su reconocimiento internacional y su adhesión a las instituciones, un mediador válido.
Sin embargo, dos importantes figuras del Movimiento de Participación Popular (MPP) del ex presidente uruguayo se negaron a materializar la idea de Alonso.
“En la situación actual de Venezuela, donde hay un conflicto de poderes importante, más que Mujica deberían mediar las instituciones”, dijo a PERFIL Daniel Caggiani, diputado del Frente Amplio y vicepresidente del Parlasur.

Para Caggiani, el Parlasur, por su integración “plural” y su experiencia en conflictos como “el golpe institucional a Dilma”, puede interceder en Venezuela para “llegar a posibilidades de entendimiento entre el gobierno y la oposición en puntos clave” y, de esa manera, apelar al “diálogo político con el objetivo de reencausar el conflicto en los términos más civilizados”.
Ernesto Agazzi, ex ministro, ex senador y hombre del riñón de Mujica, advirtió que “no es políticamente ético intervenir desde el extranjero en Venezuela, salvo que el gobierno legítimo, elegido por el pueblo, lo resuelva”.
Para Agazzi sería “muy bueno” que hubiera un mediador como Mujica,  pero sólo si las partes lo acuerdan, algo imposible porque “la derecha definió desestabilizar todo, siguiendo una estrategia general ya aplicada en Brasil y en Ecuador”.
Tanto Caggiani como Agazzi coincidieron en criticar por su papel en la crisis venezolana a otra figura del Frente Amplio y cercano a Mujica, el ex canciller Luis Almagro, hoy al frente de la OEA.        


Temas: