INTERNACIONAL MOHAMED LAHOUAIEJ BOUHLEL


“No era musulmán”, dice un primo de su ex mujer

PERFIL COMPLETO

Una primera mirada sobre Mohamed Lahouaiej Bouhlel podría revelar a un vecino de Niza, común y corriente: un camionero de 31 años, que jamás había entrado a una mezquita y que estaba tramitando su divorcio. Su mujer, detenida por la policía en Niza, reveló que la pareja se estaba divorciando.
Sin embargo, al ahondar, la cuestión se vuelve más compleja: era hijo de un hombre conocido como extremista islámico en Túnez e inscripto en el partido islámico Ennhadha, según fuentes de la policía tunecina.
Según estas versiones, el hombre no sería franco-tunecino, sino un emigrante tunecino de 31 años, residente en Francia desde 2011, con un permiso de estadía obtenido gracias a este matrimonio con una franco-tunecina residente en Niza, con quien tuvo tres hijos.
“Bebía alcohol, comía cerdo y tomaba drogas. No era musulmán, todo esto está prohibido por el islam”, dijo Walid Hamou, primo de su esposa, al Daily Mail.
Además, tenía antecedentes por delincuencia común, aunque no estaba fichado por terrorismo y había tenido problemas legales por violencia doméstica. En mayo fue colocado bajo control judicial por un problema automovilístico.
Otras versiones sostienen que tenía también ciudadanía francesa. Mohamed Lahouaiej Bouhlel era oriundo de Msaken, en la gobernación de Susa, en Túnez. Según fuentes de la seguridad citadas por los medios locales, el hombre volvía raramente a Túnez, sólo en verano.
Las mismas fuentes afirman que su entorno familiar estaría compuesto por gente cercana al extremismo islámico y algunos de sus parientes habrían sido condenados durante el período del presidente depuesto Ben Ali para luego salir con la amnistía general de 2011. Se cree que uno de sus parientes es empleado en el aeropuerto de Niza.
Al irrumpir en la casa de Bouhlel, en un barrio en la zona norte de Niza, la policía confiscó un teléfono celular y una computadora cuyos archivos se investigan

Agustina Grasso