INTERNACIONAL ELECCIONES EN LA CUARTA ECONOMIA DEL MUNDO

No hay crisis que la detenga: Merkel es eterna y va por la re-re en Alemania

Hoy se decide el futuro gobierno y la líder cristianodemócrata aventaja al candidato de la socialdemocracia por trece puntos. La canciller está en el poder de Berlín desde 2005.

PERFIL COMPLETO

En un cierre de campaña a toda orquesta, la canciller alemana y candidata a la re-reelección Angela Merkel pidió ayer a sus compatriotas que voten por una “Alemania fuerte y respetada en Europa”, buscando conquistar a los indecisos que desconfían del liderazgo del socialdemócrata Peer Steinbrück. Lo cierto es que las encuestas auguran una gran paridad entre la centroderecha y la centroizquierda, pero destacan una ventaja de la dirigente de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de trece puntos.

Ante ese escenario, los analistas políticos dan por hecho que Merkel liderá nuevamente la cuarta economía del mundo, con la posibilidad de reeditar su coalición actual con los liberales o acordar con el Partido Socialdemócrata (SPD), con el que compartió el Ejecutivo entre 2005 y 2009.
“Necesitamos una Alemania fuerte, que sea respetada en Europa y que defienda sus intereses en el mundo”, afirmó la jefa de Estado en su cierre de campaña en Berlín. Además, “Angie”, como la llaman sus seguidores, adelantó qué políticas impulsará en Bruselas. “No habrá eurobonos y no habrá emisiones de deuda conjunta. Si lo que queremos es garantizar a la siguiente generación la vida en libertad, en prosperidad y con un mínimo de bienestar social, hay que ganar en competitividad”, expresó ayer Merkel.

Según un sondeo divulgado ayer por el instituto Emnid, los conservadores de Merkel (CDU y el partido bávaro CSU) obtendrían el 39% de los votos y el partido liberal FDP el 6%. La oposición socialdemócrata de Steinbrück –ex ministro de Finanzas de Merkel– lograría el 26%, los Verdes el 9%, y la izquierda radical Die Linke también conseguiría el 9%. Sumando votos, la coalición oficialista de Merkel y los liberales obtendrían el 45%, un punto más que toda la oposición unida.

En las urnas se dirimirá quiénes serán los 598 diputados del Bundestag, que luego designarán al futuro canciller. Aunque aún no está claro qué coalición formará gobierno, lo cierto es que Merkel, una vez más, será la mujer fuerte de Alemania.

Su suceso electoral se explica, más que nada, por el buen desempeño de la economía germana. “Alemania ha crecido lentamente, pero en comparación con la mayoría de los países del sur de Europa, su economía está muy bien. Esto se reflejó en la cobertura de la prensa, y Merkel recibió el crédito por esa estabilidad”, explicó a PERFIL Mark Kayser, profesor de Política Comparada de la Escuela de Gobierno Hertie, en Berlín.

Merkel logró conquistar a gran parte del electorado por su pragmatismo y por su habilidad para apropiarse de propuestas de sus rivales, eludiendo las cuestiones más controvertidas. Desde que llegó al poder, la canciller hizo que su partido se corriera de la centroderecha al centro y le disputó votos al SPD. “Adoptó varias políticas públicas que eran banderas de la izquierda, como la ‘Energiewende’ –el movimiento para abandonar la energía nuclear y enfocarse en energías renovables– y la instauración del salario mínimo”, completó Kayser.

Como si eso fuera poco, Steinbrück protagonizó una polémica y fallida campaña, al posar en la tapa de una revista con su dedo mayor alzado, en una señal de reprobación a las críticas que recibió de la prensa y de su propio partido.

Muchos de los 61 millones de alemanes que votan hoy le atribuyen a Merkel la responsabilidad por la recuperación económica tras la crisis de 2008, de la que muchos países de la Unión Europea (UE) aún no lograron salir. Esa receta económica, más la imagen de una mujer común y corriente que se identifica con su electorado, convierten a la canciller, que busca su tercer mandato, en una candidata a prueba de balas.



Leandro Dario