INTERNACIONAL MASACRE EN CHARLESTON

Obama admitió su fracaso en impulsar el control de armas

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

La desmesurada tenencia de armas no es una novedad en Estados Unidos. La masacre en Carolina del Sur, en la que un joven de 21 años asesinó a nueve personas de una comunidad negra el miércoles pasado en una iglesia hizo que volviera a salir a la luz el pedido de mayores controles.
Dylann Roof, el presunto “terrorista doméstico” y autor de los disparos en la Iglesia Metodista Africana Emanuel, precisó a la Justicia que compró el arma de fuego calibre .45 en un comercio, en abril pasado.
El propio presidente Barack Obama denunció que esta clase de asesinatos no suceden en otros países desarrollados. PERFIL consultó el último informe de Johns Hopkins for Gun Policy and Research, donde se determina que la tasa de homicidio en EE.UU. es siete veces superior al índice de los 22 países con mayores ingresos. “He hecho declaraciones como estas demasiadas veces”, recalcó el mandatario en una conferencia de prensa, por haber dado catorce discursos sobre el tema en los últimos siete años.

Habló Hillary. Al pedido de rever la problemática se sumó la aspirante demócrata a suceder a Obama, Hillary Clinton. “¿Cuánta gente inocente tenemos que ver morir antes de actuar?”.
    Entre las víctimas de Roof,  se encontraba un senador estatal que también era ministro del templo, tres pastores, una administradora regional de bibliotecas y estudiantes universitarios.
¿Por qué Estados Unidos? La directora ejecutiva de la organización Estados Unidos para prevenir la violencia con armas, Julia Wyman, afirmó PERFIL que esto sucede por “el fácil acceso a las armas y el odio racial”.
Un nuevo estudio del Centro de Política contra la Violencia (VPC) reveló que la gente armada es 32 veces más propensa a matar sin causa que a autoprotegerse.
Ahora es poco probable que Obama impulse nuevamente una legislación de control de armas, a un año y medio de terminar con su mandato. El Congreso jamás dejó avanzar reformas de este tipo.  “El lobby es muy poderoso y ejerce presión sobre los congresistas”, agregó Wyman.
Para Obama, su “mayor frustración” como presidente es que “la sociedad no haya estado dispuesta a mantener las armas lejos de la gente que puede hacer daño”.

 

Para la Justicia, un caso de “terrorismo doméstico”

Las autoridades federales estadounidenses están investigando el asesinato de las nueve personas afroamericanas, bajo la carátula de un acto de “terrorismo doméstico”, según informó ayer el Departamento de Justicia.
Las autoridades del estado de Carolina del Sur ya acusaron formalmente a Dylann Roof, el joven de 21 años autor de la tragedia. Mientras tanto, la Justicia Federal lleva adelante una investigación paralela.
Pena de muerte. La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, manifestó que Roof debería ser sometido a una pena de muerte por sus actos, de ser encontrado culpable. El mismo día del sangriento episodio, la policía capturó a Roof en Shelby, Carolina del Norte, luego de que una conductora lo identificara en un semáforo en su camino al trabajo. Su detención puso fin a una intensa búsqueda contra este joven que buscaba iniciar “una guerra racial”



Agustina Grasso