INTERNACIONAL LA ONU PIDE UN ALTO EL FUEGO

Obama se ofreció a mediar para que cese la violencia en la región

ANSA
Beirut
El presidente estadounidense, Barack Obama, en una difícil prueba para su política exterior, se ofreció ayer a mediar en el conflicto entre Israel y Hamas, que provocó más de un centenar de muertos y que se torna cada vez más violento. En un llamado telefónico al primer ministro Benjamin Netanyahu, el jefe de Estado propuso un cese de hostilidades y condenó los disparos de cohetes contra Israel. El mandatario reclamó, además, que israelíes y palestinos restauren la calma en la convulsionada región.
La Casa Blanca reafirmó el “derecho de Israel de defenderse contra los ataques” que llegan desde la Franja de Gaza. El mandatario decidió intervenir en momentos en que cae en los sondeos de aprobación en los Estados Unidos.
Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, también llamó ayer a un alto el fuego, mientras que Egipto, primer país árabe que firmó un tratado de paz con Israel en 1979, criticó “la política de castigo colectivo” de Israel en Gaza. La iniciativa del diplomático surcoreano llegó durante una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad. “Es más urgente que nunca intentar encontrar un terreno de consenso para lograr un retorno a la calma y a un acuerdo de cese del fuego”, declaró Ban. Además, el jefe de la ONU reiteró “su llamado a ambas partes a mostrar la máxima moderación”.
Según Naciones Unidas, en Gaza se vive “una emergencia humanitaria creciente”. La organización contabilizó cinco instalaciones hospitalarias dañadas y unas 350 casas parcial o totalmente destruidas por los bombardeos. El colapso de las viviendas provocó que dos mil palestinos hayan tenido que desplazarse y refugiarse en espacios públicos o en casas de otras personas. Además, al menos 600 niños necesitan tratamiento psicológico urgente para poder lidiar con el miedo y el duelo.
El presidente francés, François Hollande, también expresó su inquietud en un diálogo telefónico con el presidente palestino, Mahmud Abas, en el que estimó que “la escalada debe cesar”. En tanto, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, fue más duro y aseveró que las relaciones con Israel no volverán a la normalidad hasta que no cese la ofensiva militar sobre Gaza.
Ante el horror de más violencia en Medio Oriente, la dirigencia mundial pidió ayer que prevalezca la calma y que haya un urgente cese de las hostilidades.

Redacción de Perfil.com