INTERNACIONAL EN PARAGUAY Y EN MEXICO


Otros dos periodistas asesinados por narcos en América Latina

Con la muerte de Pablo Medina y María del Rosario Fuentes Rubio se engrosa el listado de comunicadores que murieron en lo que va de año.

ESPANTO. La médica mexicana en una imagen que al parecer sus asesinos pusieron en su cuenta de Twitter. Y uno de los mensajes que agregaron.
ESPANTO. La médica mexicana en una imagen que al parecer sus asesinos pusieron en su cuenta de Twitter. Y uno de los mensajes que agregaron.
Foto:Cedoc

Ansa/AFP
Asunción / Ciudad de México.

El paraguayo Pablo Medina y la mexicana María del Rosario Fuentes Rubio se sumaron a la sombría estadística de Reporteros sin Fronteras sobre periodistas o colaboradores asesinados en América Latina en lo que va de 2014, que ahora con sus muertes serían nueve. Si en otras partes del mundo los profesionales de la prensa caen abatidos por dictaduras o grupos terroristas, en nuestra región hay un común denominador para los asesinos: los narcos.

Droga y contrabando. Pablo Medina tenía 53 años y era el corresponsal del diario ABC Color en Curuguaty, 250 kilómetros al noroeste de Asunción. El jueves, dos sicarios lo asesinaron con varios disparos cuando regresaba de una cobertura periodística. El ministro del Interior paraguayo, Francisco de Vargas, dijo ayer que todo apunta a un crimen por encargo ordenado por narcotraficantes. Medina “denunciaba constantemente injusticias, narcotráfico y rollotráfico” (venta de rollos de maderas nativas cuya tala está prohibida, NDR)”, explicó el ministro. El crimen conmovió a la comunidad periodística paraguaya, que el viernes realizó una marcha por el centro de Asunción para exigir seguridad a las autoridades. “Así como viene la investigación, el crimen estaría estrechamente vinculado a denuncias realizadas por Medina en relación a la producción de droga”, dijo Vargas. En la zona de Curuguaty y ciudades aledañas, cerca de la frontera con Brasil, existen grandes cultivos de marihuana y con frecuencia se producen violentos crímenes entre clanes del narcotráfico. Medina ya había recibido numerosas amenazas de muerte y en ocasiones contaba con protección policial. Un hermano suyo, Salvador Medina, periodista de una radio comunitaria local, también fue asesinado a balazos, en 2001

Horror en Tamaulipas. En México, la víctima fue María del Rosario Fuentes Rubio, una médica que, bajo seudónimo, colaboraba con el servicio ciudadano de denuncia anónima conocido como Valor por Tamaulipas, uno de los estados mexicanos más afectados por el narcotráfico. Fuentes Rubio, cuyo seudónimo era Miut3, había sido secuestrada el miércoles. El jueves, su cuenta de Twitter fue hackeada y en ella apareció una foto del cadáver de la mujer, revelando su identidad y anunciando su muerte: “Amigos y familiares, mi nombre real es María del Rosario Fuentes Rubio. Soy doctora hoy que mi vida ha llegado a su fin”, dice uno de los tuits.

Este asesinato, que las autoridades aún no confirmaron, no sería el primero contra cibernautas por denunciar actividades del narco. En 2011 María Elizabeth Macías, de 39 años, fue decapitada en Nuevo Laredo, también en Tamaulipas.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • periodistas asesinados en América Latina
  • Pablo Medina
  • María del Rosario Fuentes Rubio
  • narcos
  • narcotráfico