INTERNACIONAL DECLARO ANTE EL JUEZ MORO

Palocci, ex ladero de Lula y Dilma, quiere revelar secretos del Petrolão

El ex ministro de Economía de Brasil elogió la investigación judicial y adelantó que quiere acogerse a una delación premiada, para reducir su pena. Incertidumbre en el PT.

Testimonio. El dirigente está preso desde septiembre de 2016, acusado de recibir sobornos.
Testimonio. El dirigente está preso desde septiembre de 2016, acusado de recibir sobornos. Foto:Cedoc Perfil
El Lava Jato sigue su marcha arrolladora en Brasil y amenaza a toda la clase política. Antonio Palocci, que fuera ministro de Hacienda en el gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, declaró ante la Justicia que está dispuesto a revelar detalles de operaciones que interesan en la investigación sobre el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera Petrobras, a cambio de una reducción en su pena.
La declaración de Palocci este jueves ante el juez federal Sergio Moro, responsable por el caso, conmovió a la política brasileña. El dirigente, que también fue ministro de la Presidencia en los primeros meses en el poder de Dilma Rousseff, está preso desde septiembre del año pasado, acusado de recibir sobornos para favorecer a empresas en contratos de Petrobras.
“Estoy a disposición, hoy o en cualquier momento, porque todos los nombres y situaciones que opté por no divulgar aquí, por sensibilidad de las informaciones, están a su disposición el día que usted quiera”, le confió a Moro al final del interrogatorio.
Palocci, un importante dirigente e ideólogo del Partido de los Trabajadores (PT), agregó que puede divulgar ante la Justicia “todos esos hechos con nombres, direcciones, operaciones realizadas y asuntos que con certeza serán de interés de la investigación” sobre las corruptelas en la petrolera estatal.

Negó los cargos. El ex diputado y ex alcalde de la ciudad de Ribeirão Preto agregó que la información que puede suministrar puede “abrir el camino” a otro año de investigaciones sobre los desvíos en la petrolera estatal, algo que, en su opinión, “es un trabajo que le hace bien a Brasil”.
Pese a manifestar su disposición a revelar detalles de la corrupción y a elogiar la investigación de los desvíos en Petrobras, el ex ministro negó su participación en actos de corrupción y lavado de dinero. La Fiscalía acusa a Palocci de haber intervenido para favorecer a Odebrecht en una licitación por la que Petrobras contrató 21 embarcaciones para la exploración de crudo en aguas profundas. A cambio de esa gestión, la constructora habría garantizado donaciones ilegales para las campañas del PT.
El dirigente agregó que antes de las elecciones presidenciales de 2010, en las que Rousseff fue elegida como sucesora de Lula, un banquero, que definió como “una personalidad en el medio financiero”, lo buscó para hablarle sobre “asuntos relativos a la financiación de campañas y donaciones”. “Ese asunto generó muchas discusiones. Si el señor quiere escucharme en sigilo, me comprometo a contárselo todo. Eso tiene consecuencias importantes, incluso en relación con Odebrecht”, prometió Palocci en su explosivo testimonio.n

Agencias