INTERNACIONAL TENSIONES EN EL PT

Para volver en 2018, Lula se alía a la izquierda y presiona a Dilma

El ex mandatario reclamó que su sucesora dialogue con los Movimientos Sin Tierra y Sin Techo. Teme perder el poder y está molesto por no ser consultado sobre el nuevo gabinete.

PERFIL COMPLETO

Foto:Instituto Lula

El giro ortodoxo de Dilma Rousseff no agradó a muchos en el Partido de los Trabajadores (PT). Tal es el caso de los movimientos sociales de izquierda, como los Sin Tierra y los Trabajadores Sin Techo, que cuestionaron las designaciones en el área económica. Histórico árbitro de las internas de su partido, el ex presidente Lula da Silva tomó nota rápidamente y se acercó a esos sectores. Pero no lo hizo para apaciguarlos, sino para presionar a la actual mandataria, quien habría centralizado todas las decisiones de gobierno y se habría alejado de su mentor político.

Según Folha de Sao Paulo, el ex obrero metalúrgico decidió probarse el traje de candidato presidencial en 2018. “Insatisfecho con el gabinete anunciado por su sucesora para el segundo mandato, Lula le dijo a sus aliados que la movilización social y la reaproximación con la izquierda son las condiciones necesarias para que el partido continúe en el poder después de que Dilma concluya su mandato”, sostuvo la publicación brasileña.

Desde que Dilma fue reelecta en octubre, el líder del PT se reunió con sindicalistas, jóvenes y dirigentes del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y con el Movimiento de Trabajadores sin Techo (MTST). Sin ir más lejos, participó el sábado pasado de la inauguración de un complejo habitacional construido por esos últimos en la región metropolitana de San Pablo. Un día después, el Instituto Lula divulgó un mensaje del ex mandatario, en el que le pidió a Dilma “más diálogo” con los movimientos sociales “para hacer un gobierno exitoso”.

Lula, molesto porque su sucesora designó ministros sin su aval y sin el respaldo del partido, pretende presionar al gobierno para atender los reclamos de la izquierda, que se siente huérfana tras los últimos guiños pro mercado de la ex guerrillera. Además de Joaquim Levin, Dilma designó a la senadora Kátia Abreu en el Ministerio de Agricultura y a Armando Monteiro, ex presidente de la Confederación Nacional de Industria, en la cartera de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior.

Camargo Corrêa negocia testificar
La Operación Lava Jato podría sumar en los próximos días un nuevo capítulo. Tras las delaciones premiadas de Paulo Roberto Costa y Alberto Yousseff, los directivos de la empresa Camargo Corrêa estarían negociando con el Ministerio Público para colaborar con la Justicia y ver reducidas sus penas.

Según informó la revista Veja, los abogados de la constructora habrían deslizado esa posibilidad ante las autoridades. En caso de confirmarse, Camargo Corrêa sería la primera empresa contratista en admitir la existencia de sobreprecios en licitaciones de Petrobras de pagos de sobornos a directivos de la petrolera y políticos. Así, la Justicia tendría nuevos elementos para avanzar en la causa judicial que podría marcar un antes y un después en la historia política de Brasil.



L.D.