INTERNACIONAL JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

Peligra la visita de Francisco a Río

afp/ap/dpa
Desde Brasilia
El secretario general de la Presidencia brasileña, Gilberto Carvalho, admitió ayer que las manifestaciones que sacuden a Brasil desde la semana pasada ponen en riesgo la visita del papa Francisco al país prevista para julio, cuando la Iglesia católica realizará la Jornada Mundial de la Juventud.
Carvalho manifestó su preocupación en una reunión con funcionarios que estaba cerrada para la prensa, aunque sus palabras fueron captadas por cámaras de televisión autorizadas a tomar imágenes. “Tenemos una serie de complicaciones y preocupaciones. Lo que está ocurriendo puede verse reflejado en la Jornada”, afirmó Carvalho.
“No puedo decir que la Jornada ocurrirá en un clima igual al de los días de hoy porque la coyuntura evoluciona tan rápido que no podemos profetizar, pero tenemos que estar preparados en caso de que ocurra con un clima como el generado por las manifestaciones que estamos presenciando en el país”, aseveró.
Carvalho prometió que el gobierno de Dilma Rousseff hará todo lo posible para garantizar el éxito de la visita que el Papa realizará a Río de Janeiro entre el 22 y el 28 de julio. “Dilma (Rousseff) está preocupada. Vamos a convocar a la sociedad brasileña para adoptar medidas de contención. Tenemos que impedir ese tipo de manifestaciones, que no le traen nada bueno al país”, afirmó el funcionario.
En tanto, el papa Francisco envió ayer un mensaje desde el Vaticano. “Los tesoros que se pueden acumular en vida son desvanecidos por la muerte, ya que nunca se vio un camión de mudanzas detrás de un cortejo fúnebre”, dijo el Papa, en la homilía de la misa en la Casa de Santa Marta.
Francisco se basó en un pasaje del Evangelio de San Mateo que muestra el contraste entre el comportamiento de escribas y fariseos, que alardean de su piedad en público y aquellos que, en cambio, rezan, ayunan y dan limosna en secreto “con una discreción que es agradable a Dios”, según señaló el Santo Padre.
Francisco también criticó a los “hipócritas de la casuística”, que quieren imponer numerosos preceptos a los fieles. “A estos, Jesús les dice: ‘No entran ustedes y no dejan entrar a los demás’. Son eticistas sin bondad, no saben qué es la bondad. Pero sí, son eticistas. Te llenan de preceptos, pero sin bondad; son intelectuales sin talento, portadores de bellezas de museo. Estos son los hipócritas, a los cuales Jesús reprocha tanto”, sentenció el Papa.
A continuación, se refirió a otra clase de hipócritas, según dijo, a los que también describió. “El Señor habla del ayuno, de la oración, de la limosna: los tres pilares de la piedad cristiana, de la conversión interior –aseguró Francisco–. También por este camino hay tantos hipócritas, que se pavonean de ayunar, dar la limosna y rezar. Cuando la hipocresía llega a ese punto de la relación con Dios, estamos bastante cerca del pecado contra el Espíritu Santo. Estos no saben de belleza, éstos no saben de amor, éstos no saben de verdad: son pequeños, viles”.



Redacción de Perfil.com