INTERNACIONAL POLONIA


"Perdón por tanta crueldad", escribió Francisco en el libro de Auschwitz

Durante la visita, el Papa no pronunció ningún discurso y se reunió con diez personas que sobrevivieron a ese campo de concentración nazi.

0729_papa_francisco_afp_g
0729_papa_francisco_afp_g
Foto:Afp
El papa Francisco recorrió hoy en silencio el campo de concentración de Auschwitz, en Polonia, donde rindió un sentido homenaje a las víctimas del nazismo y se reunió con sobrevivientes del Holocausto. Señor perdón por tanta crueldad", expresó.

"Señor, ten piedad de tu pueblo. Señor perdón por tanta crueldad", escribió en español el Sumo Pontífice en el libro de honor del museo de Auschwitz.

Durante la visita, de casi dos horas, Su Santidad no pronunció ningún discurso y se reunió con diez personas que sobrevivieron a ese campo de exterminio,  así como con 25 "Justos de las Naciones", personas que salvaron judíos durante la Segunda Guerra Mundial, según consignó la agencia AFP.

El excardenal argentino arribó en automóvil desde Cracovia y atravesó solo y en silencio la puerta de entrada, sobre la cual reza la inscripción en alemán Arbeit macht frei (El trabajo hace libre), con la que los nazis recibían a los deportados. Luego se sentó en un banco y se sumió en un largo silencio, y permaneció con los ojos cerrados por unos diez minutos.

Con el rostro serio, Francisco se trasladó en un coche eléctrico al llamado Muro de la Muerte, donde miles de prisioneros fueron asesinados con un disparo en la cabeza. Allí, lo recibió la primera ministra polaca Beata Szydlo.

Después, se reunió con un grupo de doce supervivientes del campo de exterminio, entre ellos nueve polacos, dos judíos y un gitano.Un gesto simbólico seguido de una oración en la celda subterránea donde murió el santo polaco Maximiliano Kolbe, franciscano como él, quien dio su vida para salvar a un padre de familia.

Por último, el pontífice se dirigió al campo de exterminio de Birkenau-Auschwitz II, donde murieron la mayor parte de las víctimas en cuatro hornos crematorios y donde estaban ubicadas las mujeres.

El gran rabino de Polonia, Michael Schudrich, elogió la decisión del Papa de permanecer en silencio durante su recorrido al campo. "A menudo la gente viene a Auschwitz y guarda silencio sobre el Holocausto judío por el resto de sus vidas. En cambio hay que pasar el resto de nuestras vidas, gritando y luchando contra todo tipo de injusticias", manifestó.



Redacción de Perfil.com