INTERNACIONAL DESPUES DEL REFERENDUM

Pese al ‘no’, Escocia le arranca poderes al ‘nuevo’ Reino Unido

El rechazo a la independencia se impuso por 55,3 a 44,7%. El premier escocés anunció que renunciará. Cameron obtuvo una victoria pírrica: deberá ceder autonomía a Edimburgo en materia fiscal y social.

Foto:AP / AFP

Por más de diez puntos porcentuales, el “No” a la independencia de Escocia le ganó al “Sí” en el referéndum celebrado el jueves para decidir sobre la separación o no del Reino Unido. El resultado definitivo se conoció ayer por la madrugada: 55,3 a 44,7%. El temor al vacío post secesión finalmente se impuso y primó el voto conservador de la mayoría de los escoceses, en especial de la población adulta. Sin embargo, a pesar de la derrota, el ajustado desenlace fortalece la posición de los autonomistas que aspiran a disminuir la dependencia de Londres, pero sin consumar un “divorcio” que la mayor parte de los ciudadanos ve como potencialmente traumático.

Poco después de que se conocieran las cifras finales, el primer ministro de Escocia, Alex Salmond, anunció que abandonará el cargo y la jefatura del Partido Nacional Escocés (PNP) en noviembre. “Creo que en esta nueva y apasionante situación, el partido, el parlamento y el país podrán beneficiarse de un nuevo liderazgo; uno debe saber cuándo es el momento de dar la oportunidad a otra persona”, ha dicho Salmond, líder de la campaña por el “Sí” y uno de los políticos más lúcidos del Reino Unido. Las miradas apuntan ahora a su número dos, Nicola Sturgeon, quien cobró un enorme protagonismo entre los nacionalistas en las últimas semanas.

“Se me hubiera roto el corazón al ver que el Reino Unido llegaba a su fin”, manifestó por su parte el premier británico, David Cameron, tal vez quien más tenía para perder con el “Sí”. El mandatario reivindicó la decisión de haber aceptado el referéndum, lo que supuso la puesta en riesgo de buena parte de su capital político. Y prometió que cumplirá con la promesa de conferir mayor autonomía a Escocia y de traspasar poderes en materia fiscal antes de mayo de 2015.

La reina Isabel II rompió el silencio casi absoluto que mantuvo durante la campaña, en la que se mantuvo neutral. “Todos tenemos en común un perdurable amor por Escocia y esa es una de las cosas que nos ayuda a mantenernos unidos”, afirmó la monarca.

¿Cómo se explica la derrota del proyecto independentista que tuvo en vilo a Europa? “Un factor importante del voto ‘No’ fue el temor al vacío: si ganaba el ‘Sí’, la economía, la moneda, el pasaporte, las alianzas militares y la pertenencia europa de los escoceses quedaban en el limbo –señaló a PERFIL Andrés Malamud, experto en integración europea e investigador de la Universidad de Lisboa–. Pero al mismo tiempo hubo una apelación por la positiva muy fuerte que se encarnó en el discurso final de Gordon Brown”.

En efecto, el ex premier laborista recordó que los escoceses ganaron dos guerras mundiales y construyeron la paz y el Estado de bienestar junto a los demás británicos, y no a pesar de ellos. En la victoria del “No” también pesó la presión indirecta de la Unión Europea (UE) y directa de grandes empresas que amenazaron con mudarse a Londres en caso de que triunfara el “Sí”.

Otro factor decisivo fue la postura de la población adulta que, a diferencia de los jóvenes, se volcó mayoritariamente por el sentimiento histórico de unidad y pertenencia al Reino Unido.

Los grandes ganadores del referéndum parecen ser los autonomistas (no independentistas) escoceses, que a partir de ahora presionarán a Cameron para que cumpla con su promesa hecha a última hora de transferir competencias a Escocia en materia de impuestos, gasto, política social y mercado laboral.

El proceso debería completarse antes de las elecciones generales de mayo del año próximo. En Westminster ya se vislumbra la próxima batalla política: en el Parlamento, la derecha tory hará todo para boicotear un proyecto que podría acercar al Reino a un modelo de corte más federalista. Ganó el “No”, pero las cosas ya no serán iguales entre ingleses y escoceses.

 

Cataluña avanza igual

Pese a que los independentistas catalanes son señalados como los grandes perjudicados por la victoria del “No” en Escocia, el Parlamento de Cataluña aprobó ayer la ley para convocar a su propio referéndum soberanista el 9 de noviembre. El resultado adverso en el Reino Unido no hizo mella en las aspiraciones secesionistas del presidente catalán, Artur Mas, quien aún no adelantó cuándo firmará la convocatoria.

El gobierno español de Mariano Rajoy mantiene su argumento de que la Generalitat carece de competencias sobre la cuestión de la soberanía, por lo que el desarrollo del proceso en Cataluña será objeto de febriles negociaciones en los próximos meses.

“Estamos muy felices de que Escocia siga con nosotros”, celebró ayer Rajoy.



Facundo F. Barrio