INTERNACIONAL CRISIS EN BRASIL

Polémico ‘cruzado anticorrupción’ que destituyó a Dilma va por Temer

Chequer lidera Vem Pra Rua, la organización que impulsó la salida de la mandataria y critica al actual gobierno. Su pasado oculto en EE.UU.

influyente. El empresario cuestionó leyes pro impunidad.
influyente. El empresario cuestionó leyes pro impunidad. Foto:cedoc

Rogério Chequer es el líder del movimiento Vem Pra Rua, que nació en 2014 y fue clave para presionar y precipitar la salida de Dilma Rousseff del poder. En los últimos días, el empresario de comunicación corporativa también salió a las calles para manifestarse contra las leyes de “impunidad” que impulsa el Congreso brasileño, que apuntarían a recortar el poder del juez federal de Curitiba, Sergio Moro, y proteger a los políticos investigados en el Lava Jato.

Socio de la consultora de comunicación SOAP, el joven de 46 años motorizó la protesta del domingo pasado, la primera contra aliados del gobierno de Michel Temer. La indignación popular llevó a miles de personas a las calles, tras el desacato del presidente del Senado, Renan Calheiros, a la suspensión temporal del Superior Tribunal Federal (STF). “Que quede claro: el pueblo no fue a las calles sólo a reclamar que se vaya Renan. Fue por la decencia en el trato a la sociedad y en el manejo de la cosa pública. Quien protestó lo sabe. Y Renan personifica todas las desviaciones”, escribió en las redes sociales esta semana.

La Fiscalía acusó a Calheiros de beneficiar a la constructora Mendes Júnior, que está investigada en el Petrolão y habría pagado la pensión de una hija del senador. Esa denuncia llevó al magistrado del Tribunal Supremo, Marco Aurélio Mello, a aceptar un pedido del partido Rede Sustentabilidade y suspender de forma cautelar a Calheiros de la presidencia de la Cámara alta, medida que el dirigente del oficialista PMDB no acató.

Las protestas de Vem Pra Rua contra Calheiros –confirmado este miércoles en el cargo por el mismo STF que lo había suspendido– y contra Rodrigo Maia, presidente de la Cámara de Diputados, también tenían como objetivos impulsar la aprobación del proyecto “Diez medidas de combate a la corrupción”; el fin de los privilegios de aforamiento de funcionarios; la exigencia al Supremo Tribunal Federal de dar más celeridad en los casos que involucran a políticos; y el rechazo al proyecto de ley 280, que típica los crímenes de abuso de autoridad –una medida que apuntaría a recortar las facultades y atribuciones de jueces como Moro–.

“Que los brasileños se expresen en 243 ciudades en todo el país es una señal pacífica y contundente de que la sociedad no va a permitir más que los políticos hagan lo que quieran, actuando sólo en función de su interés personal”, afirmó Chequer. Pese a que se expresó contra “cualquier caso de corrupción que involucre a cualquier partido”, la izquierda vinculó al empresario con el PSDB de Aécio Neves, José Serra y Fernando Henrique Cardoso.

Oculto. El nuevo “cruzado anticorrupción” tiene un pasado polémico que quiere ocultar. Según una investigación del periodista Fernando Brito,  del sitio Tijolaço, Chequer fue socio en Estados Unidos –donde residió antes de fundar Vem Pra Rua– de un fondo de inversión llamado Atlas Capital Management, junto a David Chon y Harry Kretsky. Otra de sus sociedades, Discovery Atlas Fund, controló activos por 115 millones de dólares y fue dirigida por Robert Citrone, millonario que integra la lista de la revista Forbes. El nombre de Chequer también fue revelado por WikiLeaks como unos de los “activos” de la empresa de “inteligencia global” Stratfor, también catalogada como “la CIA secreta”. Chequer nunca respondió esas denuncias, que mancharían su reputación.