INTERNACIONAL ENTREVISTA EXCLUSIVA A ASSANGE

“¿Pondrá Macri los intereses argentinos por sobre los de Estados Unidos?”

Antes de la visita de Obama, el fundador de WikiLeaks habla de los cables que nombran al Presidente pidiéndole a Washington intervenir ante los Kirchner. Su caso legal.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Asilado hace tres años y medio en la Embajada de Ecuador en Londres, Julian Assange aún lucha por su libertad. Pero no sólo está inmerso en los pormenores legales y diplomáticos de su caso, sino que también tiene tiempo para evaluar la coyuntura de la política internacional. En diálogo exclusivo con PERFIL, el fundador de WikiLeaks afirmó que los cables del Departamento de Estado revelaron que el actual presidente, Mauricio Macri, pidió en reiteradas ocasiones que Washington endurezca su posición frente a los Kirchner. Y, a un mes de la visita de Estado de Barack Obama, Assange se preguntó si el presidente privilegiará los intereses de la Argentina sobre  los de Estados Unidos.
“Macri hacía lobby en la embajada para que los Estados Unidos tomaran medidas contra Argentina. La cuestión sobre Macri en relación con esos cables que publicamos en WikiLeaks es, ¿estaba diciéndole a los Estados Unidos lo que pensaba que ellos querían oír? Ahora que está en el poder, ¿pondrá los intereses de Argentina sobre los de Estados Unidos?”, se preguntó en diálogo telefónico desde la Embajada de Ecuador. Los documentos del Departamento de Estado, que datan de 2006, 2008, 2009 y 2010, relatan cinco encuentros del actual presidente –por entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires– con funcionarios de ese país.
Según el libro Argenleaks, del periodista Santiago O’Donnell, Macri reclamó en esas reuniones que los funcionarios norteamericanos “no hacían nada para frenar el comportamiento rudo de Néstor Kirchner”, lo que supuestamente envalentonaba al ex mandatario a ser aún más confrontativo en otras aéreas de su gestión. “La participación de los Estados Unidos en la Argentina ha sido demasiado pasiva y poco dispuesta a desafiar directamente las provocaciones de los Kirchner”, afirmó en uno de esos encuentros.

Maniqueísmo. La cuarta vez que el por entonces jefe de Gobierno le pidió a la ex embajadora Vilma Martínez que su gobierno tomara medidas contra la Argentina, la diplomática le contestó que Estados Unidos no tenía ninguna intención de pelearse con la Casa Rosada. En el cable, la diplomática describió que Macri tenía una “maniquea visión del mundo” e “incomodidad en la comunicación interpersonal”, enfatizando que dio por terminada abruptamente la reunión tras veinte minutos de charla. “Estas son cualidades que comparte con Néstor Kirchner, su adversario político”, concluyó Martínez.
Pese a las críticas que formuló, Assange aclaró que aún es muy temprano para evaluar la gestión de Macri. “Estoy al tanto de los debates que hubo en Argentina sobre la administración de Macri. Me parece que es muy temprano para saber qué va a pasar en el futuro”, afirmó.

Clinton. Assange no sólo está preocupado por la extradición a Suecia, sino que también remarcó que los Estados Unidos no presentaron cargos formales contra él. Con relación a la evolución de su caso, lo desvelan las elecciones presidenciales en ese país, donde una de sus “archienemigas” puede llegar a la Casa Blanca. “No creo que sea beneficioso para WikiLeaks, para mí o para otros que Hillary Clinton sea electa presidenta, por la extensa experiencia durante su administración en el Departamento de Estado y por los miles de cables que hemos revelado”, aseguró a PERFIL. En una entrevista en diciembre de 2014, Assange le confió a este diario que era “importante resolver esta situación” antes que la ex primera dama sea presidenta. “Es una amenaza para la resolución de esta situación. Si ella llega al poder, la presión sobre el Reino Unido aumentará”, opinó en esa ocasión.
Lamentablemente para él, su situación legal aún no se modificó, pese a un reciente dictamen a su favor de las Naciones Unidas, que no es vinculante y que fue rechazado por el Reino Unido y Suecia. Asesorado por el ex juez español Baltasar Garzón, aún resiste en la pequeña embajada ecuatoriana.



Leandro Dario