INTERNACIONAL CIUDAD ABIERTA

Por la popularidad del papa Francisco, el turismo en Roma vive días de gloria

Desde que Bergoglio asumió en El Vaticano, las reservas de hoteles y el alquiler de departamentos aumentaron con fuerza. Las visitas de argentinos crecieron 40%.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

desde El Vaticano

Difícil encontrar por estos días fieles más fervorosos de Bergoglio que los hoteleros romanos. Los últimos datos sobre la presencia de turistas en Roma son una fiesta para el sector: desde que Francisco llegó al Vaticano, el arribo de turistas latinoamericanos crece sin cesar, un gran regalo en tiempos de crisis económica. Desde el 13 de marzo del año pasado, cuando el flamante Papa llegado “desde el fin del mundo” sorprendió a todos con aquel buona sera, el flujo turístico desde Argentina hacia la Ciudad eterna aumentó 40%. También se incrementaron las reservas de brasileños, 16%, en el marco de un crecimiento generalizado de la región. Sólo desde América Central las visitas a Roma se incrementaron 20%.
Los números son del Ente Bilateral del Turismo, que viene monitoreando regularmente el boom turístico que vive Roma por el impacto mediático y personal de Francisco en el mundo. Confirma la tendencia Guglielmo Parasporo, creador del sitio web www.romanreference.com, líder en los alquileres temporarios de departamentos en Italia. “Desde el 13 de marzo de 2013 hasta hoy, el número de turistas que llegaron a Roma y alquilaron un departamento a través de nosotros aumentó 200% respecto del mismo período del año pasado”, dijo Parasporo a PERFIL. “Las reservas de brasileños, agregó, también aumentaron, un 16%”. Datos todavía más expresivos fueron los de la última semana de abril, cuando Roma se llenó de peregrinos por la canonización de Juan Pablo II y de Juan XXIII. “Las reservas de argentinos aumentaron 600%”, precisó el empresario turístico.

Milagros del Papa. Si hay un clero que se ha mostrado reticente a las reformas impulsadas por Francisco es el de Estados Unidos, donde hay sectores que hasta han llegado a pedir que se reduzcan las generosas donaciones que se envían al Vaticano. Sin embargo, Bergoglio parece gustarles mucho a los norteamericanos. Los americani, como se los llama aquí, siempre fueron la bendición del turismo en Roma desde los tiempos de la Dolce Vita de Fellini, pero con el dólar en baja su presencia había disminuido. Milagrosamente, con Francisco esa presencia volvió a aumentar: en los últimos cuatro meses llegaron a Roma más de un millón.

Y no aumentan sólo los grandes números de las cifras turísticas. Aumentan también las visitas particulares y los pedidos de audiencias individuales al Papa. A través de la gran puerta de piedra de Santa Ana, principal ingreso a la parte reservada del Vaticano, hay un gran ir y venir de argentinos en los días de semana que quieren una audiencia privada con el pontífice.

Muchos apelan a los buenos oficios de monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, un muy influyente obispo argentino y canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias. Se trata de religiosos, algunos viejos amigos de Jorge Mario Bergoglio y una larga lista de políticos en espera de una bendición y de una más terrenal photo opportunity.

 

“El sufrimiento es parte y prueba de la fe”

ansa
“El sufrimiento no es un valor en sí mismo, sino una realidad que Jesús nos enseña a vivir con la actitud correcta”, dijo ayer el Papa al retomar sus actividades luego del breve paréntesis del viernes a causa de un “leve resfrío”.

“Jesús nos enseña a vivir el dolor mediante la aceptación de la realidad de la vida con confianza y esperanza, con el amor a Dios y al prójimo, incluso en el sufrimiento. Es el amor el que todo lo transforma”, proclamó Francisco al recibir a un grupo italiano de voluntarios que asisten a enfermos.

El Papa destacó que para un cristiano “los sufrimientos son parte de la fe”, pero, al mismo tiempo, “son una prueba de fe”. Por su parte, el vocero del Vaticano, Francisco Lombardi, confirmó que Francisco realizará su viaje de tres días a Tierra Santa, a partir del próximo sábado. “El diálogo interreligioso tiene un gran significado. No habrá encuentros específicos entre las religiones, pero la presencia durante el viaje de integrantes de las diferentes religiones es significativo”, explicó Lombardi. El Papa viajará junto al rabino Abraham Skorka y el profesor musulmán Omar Abbud.



Ángela Nocioni