INTERNACIONAL MÁS ALLÁ DE GAZA

Por qué Cisjordania es crucial para la evolución del conflicto

Foto:AFP

Mientras recrudece la crisis en la Franja de Gaza, observadores y analistas comienzan a dirigir sus miradas hacia los territorios palestinos de Cisjordania, donde podría estar la llave de la solución al conflicto. O el candado, según el rumbo que adopten los protagonistas. Será crucial la pulseada que se libra en el Likud, el partido del premier israelí, Benjamin Netanyahu, entre los sectores que impulsan una negociación con la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna en Cisjordania, y los grupos que pretenden endurecer el trato con las autoridades y la población de esa región.

Desde que comenzó la ofensiva de Israel sobre Gaza, Cisjordania entró en estado de ebullición. La Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén, fue escenario de multitudinarias protestas en las que miles de personas reivindicaron la unidad palestina más allá de la fragmentación territorial y, en un hecho inédito en la ciudad santa, corearon consignas a favor de Hamas.

Según la ONU, al menos 11 palestinos murieron por heridas de bala desde el 23 de julio en Cisjordania, y más de 600 resultaron heridos en choques con las fuerzas de seguridad israelíes apostadas en el territorio. Ayer, otro joven de 22 años fue asesinado en la localidad de Tulkarem.
La situación es vista como una bomba de tiempo por parte de la clase política y la opinión pública israelí. Netanyahu recibe presiones de un sector de su partido, que exige una mayor presencia militar israelí en Cisjordania, lo que implicaría reforzar las tropas en las zonas habitadas por colonos de Israel y desplazar a la ANP del control de las áreas bajo supervisión civil y militar palestina.

“Cisjordania puede convertirse fácilmente en una base terrorista como Gaza –opinó al respecto el ex viceministro israelí de Defensa, Danny Danon–. No podemos seguir dándole autonomía a la ANP, por más pequeña que sea, cuando se trata de la seguridad de los israelíes. Sólo podemos garantizarla permitiendo que las Fuerzas Armadas de Israel operen libremente en cada rincón de Cisjordania”. Danon integra el ala derecha del Likud y fue expulsado del gobierno por cuestionar a Netanyahu.

El premier busca un equilibrio entre esos sectores “duros” de su partido y aquellos más moderados que creen que la solución para Gaza pasa precisamente por un acercamiento con la fuerza palestina Al-Fatah, de Mahmud Abbas, líder de la ANP que gobierna en territorio cisjordano.
“Netanyahu empieza a ver que Abbas es el único líder palestino en el que puede confiar ya que, si no se acerca a los moderados como él, seguirá chocando con Hamas –dijo a PERFIL Moty Cristal, ex negociador del gobierno israelí con los palestinos entre 1994 y 2001–. Por eso Cisjordania puede ser un factor decisivo en la resolución de la crisis en Gaza. Si Israel humilla a Abbas y no lo incluye en las negociaciones de paz, Hamas se verá fortalecido y la opción por la violencia será más concreta en Cisjordania, ya que Al-Fatah no verá rédito en seguir conteniendo a la militancia”.



Facundo F. Barrio