INTERNACIONAL POR CONSEJO DE ASESORES


Por temor a los cacerolazos, Dilma canceló un mensaje a la nación que había grabado


Foto:AFP

Agencias
Brasilia
La presidenta Dilma Rousseff canceló ayer inesperadamente el pronunciamiento que había anunciado realizar por cadena de radio y televisión para pedir apoyo contra el impeachment.
El discurso había sido grabado en la mañana de ayer, en el Palacio de la Alvorada, la residencia presidencial, en Brasilia,
Según la prensa brasileña, Dilma tomó la decisión por consejo del Abogado General de la Unión (procurador general de la Nación, en nuestro país, N.deR.), José Eduardo Cardoso.
Luego de ver el video, Cardoso consideró que podría generar problemas jurídicos, ya que el contenido es eminentemente político cuando, por ley, un mensaje en cadena debe ser dedicado a discursos institucionales.
“Hay un golpe en curso en el país”, y es preciso luchar por la democracia, dice Dilma en el mensaje, según la prensa local.
El diario Folha de São Paulo escribió que asesores de la mandataria consideraron que un discurso de ese tipo, en vísperas de la votación, podría surtir un efecto negativo. Otro periódico, Estado de São Paulo, sostuvo que había miedo en sectores del gobierno a que el mensaje generara cacerolazos en las grandes ciudades –que ya habían comenzado a ser convocados por las redes sociales al anunciarse su mensaje–, protestas que terminarían influyendo sobre muchos diputados, en momentos en que el oficialismo disputa voto a voto la suerte del impeachment.
Finalmente, también existía la posibilidad de que la Justicia impidiera su emisión, ante un recurso presentado por un pequeño partido opositor, Solidaridad.  
El partido alegó ante la Justicia que Dilma estaría usando “la maquinaria pública” en horario central para defenderse de la votación del domingo.
La idea del gobierno era, ayer, compartir el contenido del video en las redes sociales, pero con algunos ajustes en su contenido. La presidenta tiene perfiles en Facebook, Twitter, Instagram y Vine.

Ocho y medio. El mensaje tiene una duración de ocho minutos y medio y en él Rousseff reafirma su posición ante el impeachment: no existe justificación legal que ampare el proceso de destitución contra ella que será votado mañana en la Cámara de los Diputados. Según Folha, la presidenta afirma que los defensores del impeachment podrán tener incluso sus razones, pero la historia los dejará con “la marca del golpe”.
Sin mencionarlos, ataca a su vicepresidente, Michel Temer, y al titular de la Cámara baja, Eduardo Cunha, a los que llama “conspiradores”.
Dilma también subraya  que aún no existe ninguna denuncia de corrupción en su contra, y que el impeachment puede representar un peligro para la democracia brasileña. La idea del gobierno era, ayer, compartir el contenido del video en las redes sociales.
   La presidenta también pide a la sociedad que converse con los diputados de sus Estados para que ellos “queden del lado de la democracia” y “respeten la Constitución Federal”.
   
Redes sociales. La idea original era que Dilma grabara un mensaje para ser divulgado en las redes sociales pero, ante el escenario adverso, se pensó que sería mejor una cadena nacional.
La propuesta de utilizar la cadena, según la prensa brasileña, fue compartida por Lula da Silva, quien grabó un mensaje similar que fue emitido por las redes sociales.



Redacción de Perfil.com